h1

Empanadas mentales en el #15M

24 mayo 2011

Antes de todo, es imprescindible comentar lo bonito del paisaje actual de la plaça Catalunya: un espacio de debate en la plaza pública, un ágora de facto donde discutir ideas políticas desde la pluralidad, que es el sueño auténticamente democrático e ilustrado de una sociedad civil fuerte y dinámica. Uno pasea por la plaça Catalunya y ve grupillos de gente discutiendo activamente sobre la ley electoral, autogestión, democracia participativa, medio ambiente, derecho, etcétera, contradiciendo totalmente la reaccionaria estampa de una sociedad pasiva y adormecida. ¿La Atenas de Pericles? La indignación, latente, estalló y se ha transformado en esto y se tiene que mantener. Como experiencia, es una realidad única: es el contacto inmediato y directo con la emergencia y desarrollo de una pequeña sociedad paralela, con sus necesidades de coordinación, sustento, regulación, etcétera. Es, esencialmente, enfrentarse al reto de hacer política por parte de gente tradicionalmente pasiva. Abundan las propuestas simplistas que revelan desconocimiento del tema, pero abunda con la misma cantidad la buena fe de aportar el granito de arena. Esto es precioso.

Dicho esto. Pero si tiene que continuar, que mantenerse en pie, no se puede esperar a que la gente no se canse nunca, sino que tiene que articularse un debate formal, más allá de los mítines histéricos que convencen a propios y alejan a ajenos expectantes, para superar empanadas mentales que lo traicionen. Las estructuras sociales actuales fomentan la pasividad, de modo que nos tenemos que preguntar qué es lo que falla y cambiarlo. A mi modo de ver, hay tres grandes tipos de empanadas mentales:

a) “esto es un movimiento apolítico y politizándolo os lo estáis cargando” MAL. Política es todo aquello en lo que intervienen más de dos personas, un ménage a trois es política, porque política es cualquier regulación de conflictos humanos para la convivencia. Movimiento apolítico es un clarísimo oxímoron, que revela la ignorancia que se tiene de lo que es el mundo ideológico. No es sólo un problema de la ley electoral, sino de cultura política (aunque lo primero puede ayudar a cambiar lo segundo): los imputados por corrupción siguen siendo votados por los ciudadanos, hasta en Barcelona, donde Trias tenía de número ocho en la lista a Antoni Vives, presidente de la fundación Trias Fargas cuando lo de Millet y el Palau. Es la democracia representativa que está en crisis y diagnosticar sus causas e intentar solucionarlo con cambios en sus estructuras políticas siempre se hará desde un punto de vista ideológico. No se trata de favorecer a los partidos minoritarios – sólo hay que mirar en Catalunya (donde tenemos seis partidos en el parlamento) y estamos igual.

b) “no nos representan” MAL. La frase abunda pero los documentos de mínimos que van circulando por las comisiones tienen un claro carácter socialdemócrata – y hay partidos políticos no precisamente minoritarios que se presentaron con un programa electoral 100% idéntico a lo aprobado por la Asamblea General: ICV o IU. Entonces, ¿a qué cojones se refieren por no nos representan? Quizá es una crítica a la democracia representativa, pero a mí me parece más bien, con todos mis respetos, que es ignorancia. La gente no hace la conexión, aún cree que no hay nada más que PP o PSOE, que “todos son iguales” y demás tonterías – no se da cuenta de que hay otras opciones políticas, ignora que ya hay ILPs para la reforma de la ley electoral, que ya ha habido comisiones de expertos que han propuesto cosas como las listas abiertas. Si IU o ICV tuvieran los votos de esa parte de centroizquierda que habita en las Asambleas, tendrían suficiente fuerza en el parlamento para llevar a cabo sus exigencias. Pero la gente no hace esa conexión lógica y sigue a lo suyo: hay una desacoplamiento total entre izquierda institucional e izquierda sociológica: en plena debacle sociata, IU sólo ha aumentado un punto en las municipales. No estoy de acuerdo con la democracia representativa, sobre todo con el modelo actual, pero otra cosa es ignorar soberanamente el paisaje político que ofrece el parlamento y las posibilidades que ofrece.

c) “el míting histérico diciendo las mismas fórmulas de siempre ” MAL. En los turnos de palabra de la Asamblea General, se abusa de la arenga fácil y de tono épico. Al igual que el nacionalismo, convence y une a los ya convencidos mientras se desacredita a ojos de la gente espectadora, expectante o directamente escéptica. No sólo eso. En un contexto histórico radicalmente diferente -en plena crisis del modelo socialdemócrata-, se tienen que abandonar las fórmulas habituales. Se habló de ocupar un edificio, de huelga general. Obviamente, no voy a tener ningún problema con estas acciones, pero tienen el mismo efecto que los turnos de palabra mitingueros: el movimiento #15M ha sorprendido a la sociedad por su heterogeneidad, transversalidad y fuerza; tiene que construirse un discurso no tradicional-conservador (NO a…, NO a…, NO a…) que repita mecánicamente los mantras de la izquierda social-estatista, sino uno nuevo y refundado, que considere que la causa real de la movilización no es un detalle como la ley electoral, sino la crisis que ha generado el empobrecimiento generalizado de la clase media. Pero en esa clase media a la que se tiene que dirigir el discurso contiene a asalariados, pero también a autónomos y pequeños y medianos empresarios. Hace falta un nuevo discurso regenerador, que al igual que la movilización, sorprenda y obtenga el favor de la clase media. Lo trataremos en el siguiente post.

3 comentarios

  1. Sobre el segundo punto, solo decir que ICV-EUiA ha estado en el gobierno durante 7 años en Catalunya, los ultimos cuatro al cargo de la Conselleria de Interior, tiempo en el que el señor Saura ha recibido mas denuncias por torturas y abuso de autoridad que Martin Villa en sus tiempos, en ese sentido no creo que ICV represente absolutamente nada fuera de la hipocresia pijipi de siempre.

    La asamblea funciona de forma errática si te parece, estoy de acuerdo contigo en que hace falta concretar una lucha y salir mas alla de esta plaza, pero no deberiamos caer en la tonteria de siempre, gracias.

    Por otro lado, en acampadabcn.wordpress.com encontraras un foro donde puedes expresar todas estas ideas, por cierto esta opinión es personal, no de la acampada.


  2. Fey,
    planteo las críticas desde un espíritu totalmente constructivo, participo en la acampada desde miércoles bastante activamente (comisiones de comunicación y contenidos) y en otros grupos para fomentar el debate de fondo que creo necesario. Las acciones no serán fértiles sino parten de una autocrítica radical.

    Por otro lado no voy a defender a Saura, porque le faltó contundencia para defender sus posiciones socialdemócratas tradicionales, como siempre se le ha recriminado a estos partidos. Ahora bien, esta falta de contundencia viene bastante en parte por su debilidad en el parlamento, porque carecen del apoyo social que deberían tener para poder exigir que se apliquen sus políticas. La falta de contundencia y de apoyo social se van retroalimentando sucesivamente hasta generar esta hipocresía pijipi que comentas. Die Linke podría ser unos de estos partidos en romper el círculo vicioso.

    El hecho de que incrementen las denuncias por torturas no indica aumento de mala praxis, sino eso, aumento de las denuncias, es decir, una policía más transparente que es lo que debería pasar en un país normal. Saura introdujo cámaras de vigilancia y un código ético.


  3. Estic molt d’acord amb molt del que dius al post, sobretot resaltar que es un greu error el “no nos representan” i el “apoliticisme”, però no entenc per a què creus que cal centrar-se específicament, en la classe mitja, quan són les classes treballadores, les que estan menys mobilitzades i menys implicades políticament, per això tenim 2 sindicats majoritaris que no confien en tenir un recolzament al carrer, i no planten cara al govern, per això els obrers es veuen atrets per discur-sos racistes, nacionalistes i religiosos, molt abans que per discursos de esquerra, i voten abans PP o PSOE x inercia (les 2 forces mes votades al meu barri,Nou Barris, ple de obrers).
    Penso que mentre no hi hagi una aliança entre classe mitjana i classe treballadora les iniciatives costarà molt que es duguin a terme, perquè no tindrán un recolzament de una part molt important de la societat. I crec que el que senyales va en aquesta direcció, pero els universitaris no poden fer una revolució sols. No són ells qui pateixen un 40% d’atur. La princesa del pueblo no pot ser Belen Esteban.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: