Posts Tagged ‘mass media’

h1

Crónicas de un enfermo

26 junio 2011

Las cosas terrenales que le rompen a uno la periodicidad en el blog, primero el sónar y después la resaca más larga y dura de mi vida, tanto que casi me recordaba a otra cosa. En todo caso, en la enfermedad gastroenterítica -mi cuerpo sólo pide una cosa y no es zumo de naranja- a uno le golpean severos momentos de agrietada lucidez, y es que la semana ha dado de sí. Aquí unos apuntes.

Primero, que el descerebrado de Puig, el ahora claro fabricador de la supuesta violencia de indignados contra políticos (porque las pruebas en el otro sentido casi sobran) sigue sin dimitir, humillando la institución de Claris, Macià, Companys, Maragall y mía y tuya. Que el gobierno de CiU, debidamente masajeado por la muy crítica (risas enlatadas) prensa del régimen (que le pone un seis a un gobierno fascistoide y corrupto), y del brazo armado del FMI –oséase, el PSOE- siguen aplicando a rajatabla las recetas económicas de un acusado de violación e insigne socialisto, es decir, recortar, recortar y recortar hasta que del jardín epicureísta del placer que antes confundíamos con Estado del bienestar sólo quede un mísero bonsai raquítico en rigurosa aplicación de los preceptos de Friedman, escuela de Chicago (donde también se formó el recién preso gángster “Whitey” Bulger, por cierto). Los preceptos de Friedman son claramente y honesta anti-inflacionistas y para eso apoya una política monetaria conservadora, que no tire del déficit presupuestario alegremente que a la larga esto no se ajusta solo. Cuando haya crisis, recortar de lo habitualmente poco competitivo (sector público), poca fiscalidad y que el esfuerzo de los emprendedores haga girar de nuevo la rueda de la fortuna.

Comenzamos la semana con la intolerable insubordinación de esa agencia de rating llamada S&P al advertir sobre la posibilidad de arrebatarle la triple A al Gobierno estadounidense: ya saben, una parte del oligopolio privado de las agencias de calificación amenazando a quien ha creado y sustenta ese oligopolio privado. Enternecedor.

Juan Ramón Rallo, jefe de Opinión de Libertad Digital

El problema de fondo es que las medidas no van dirigidas a estos propósitos.

Las prioridades son otras: una y principal, el dedicar recursos al pago de la deuda (o más bien de sus intereses). Los grandes bancos europeos – alemanes, franceses, holandeses, hasta españoles- constituyen los acreedores principales de estos países periféricos y quieren cobrar sus préstamos y a ell se subordinan las otras finalidades posibles y deseables.

Miren Etxezarreta, No puede ser de otra manera. ¿Economistas de sesgos opuestos de acuerdo? ¿En qué mundo vivimos?

No estamos delante de “preceptos neoliberales de la escuela de Chicago” que consisten en dolorosos recortes que se tienen que aplicar por una supuesta responsabilidad política. No nos engañemos: es la ley al servicio del privilegio. Al mismo tiempo, Zapatero y Mas han reducido ingresos a las arcas del Estado mediante la supresión de impuestos (sucesiones, sociedades, patrimonio, etcétera) y han hecho caso omiso de los diez puntos que le sacamos a la media europea en fraude fiscal. Han situado a España en el segundo puesto de presión fiscal sobre los salarios. A nivel psicológico, para ellos, estas medidas -que unos dirán draconianas y obligadas y yo llamo a secas estafa monumental- son la única opción viable, consistentes a nivel ideológico y debidamente indicadas por los lobbies de turno. Son los de arriba contra los de abajo, pura lucha de clases.

Los griegos, que salían de décadas de pobreza, se lanzaron encantados a la fiesta y compraron coches y electrodomésticos alemanes con créditos alemanes. Y a los franceses les compraron, entre otros muchos juguetes militares, submarinos carísimos. Y todo ese cambalache fue engrasado con abundantes comisiones para los partidos.

Costa-Gavras, lúcido: Ha habido griegos corruptos y alemanes corruptores. Sustituya griego por español a ver qué pasa.

La cuestión es que estamos repitiendo de modo horrible el escenario que dio paso a la Gran Depresión en Europa: todo el mundo quiere cobrar hasta el último céntimo de sus deudas – ¿acaso romperá la avaricia el saco? Los bancos, origen de la crisis, quieren cobrar la deuda sí o sí, ni oír hablar de reestructuración, como indican los economistas sensatos; Obama, Sarkozy y Merkel les cubren, porque los bancos habitan en el mismo núcleo del sistema económico del país -son sus hiperhubs y  el mismo petróleo del sistema. Pero en esta avariciosa insistencia, se insiste en la paradoja que señala Etxezarreta: se coloca a los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia, España) al borde de la estancación económica total (paro, miseria, pesimismo) con el único fin de que devuelvan los intereses de la deuda y cuadren las cuentas a los bancos americanos, franceses y alemanes. Ésa es la vía para sanear el sistema que han encontrado las luminarias de Princeton y la London School of Economics.

P: ¿Se le ocurre cómo pasará Zapatero a la historia? ¿Como Alexander Dubcek, el soñador de la Primavera de Praga, o como Juan Negrín, odiado incluso dentro de su partido?

R. Será recordado como Gorbachov, rechazado en su país y admirado fuera. Yo suscribo toda su primera legislatura, en materia de avances sociales y libertades personales. En la segunda no dio pie con bola.

Joaquín Sabina, visionario si uno sabe bien lo que hizo Gorbachov con la URSS

Con la venia de las oligarquías locales, claro está, porque ya van a sacarle el jugo. ¿De qué cojones sirve una reforma laboral, señor Zapatero, tan necesaria que hizo aumentar el paro? ¡El País Vasco, con la misma legislación laboral, tenía el paro en la media europea! Quizá valdrán soluciones más o menos coyunturales como la del muy radical (risas enlatadas) Arcadi Oliveres -reducir la jornada laboral- que ya ha apadrinado el degano del Colegio de Economistas de Catalunya (redujo en dos millones los parados franceses en el año que se aplicó). Pero si uno tiene cabeza, la ley importa poco, porque es papel: al final lo que importa es lo que hay, que es el tejido productivo: una economía basada en el conocimiento y la participación democrática, puros generadores de valor añadido, valorará a sus asalariados, dará crédito a los emprendedores, y no dedicará a empobrecerlos como se explica tan bien aquí, siguiendo un modelo bastante perspicaz basado en turismo -sin valor añadido- y ladrillo -corruptor.

Pero es que nosotros seguimos aquí, con unos medios de comunicación entregados a las élites de este país, que no dudan en decir Diego donde dijeron digo en espectaculares mourinhismos discursivos de carácter tribal –yo soy de KAS naranja y tú de KAS limón, y tan cómodamente están en su sillón que no dudan en calumniar y ridiculizar los pocos soplos de aire fresco que brotan en este país (quedando ellos como soberanos gilipollas, dicho de paso), sí, amigos, el 15-M, cuna de la creatividad y la iniciativa política del ecuador de este año.

Entre los tres días de sónar y los seis de resaca pude asistir a la muy masiva manifestación de Barcelona del 19 de junio, declarando con mi presencia (y sin voz) que ya no quiero que me traten como el idiota que La Vanguardia insiste que soy, que no aprueben reformas de instituciones anticuadas como es el matrimonio en Nueva York mientras la deuda pública americana se amontona, gigante, que el debate no sea si unos estúpidos diez kilómetros por hora mientras legalizan la mayor estafa jamás montada: idiota, etimológicamente, es aquel ciudadano que ignora su responsabilidad cívica, que decide no meterse en el ágora y debatir los asuntos públicos, aquél que delega su deber político en otros. El 15-M, apoyado por la mayoría social, es la respuesta espontánea del que se sacude la etiqueta de idiota, del que se reapropía de la política, contra la pérdida de legitimidad de la democracia capitalista, un sistema obsoleto basado en instituciones del siglo XIX, dedicadas ahora como antes en la Revolución Francesa a consagrar privilegios de castas que no se lo merecen.

[…] (es) la crisis de un modelo socioeconómico agotado. El que combinaba liberalismo económico con una democracia de ambiciones igualitarias. […] Hoy tenemos suficientes indicios para afirmar que el capitalismo financiero globalizado en sus mercados es incompatible con el grado de democracia política y de bienestar social que habían tolerado hasta ahora. Esto obliga a optar: menos democracia para asegurar la continuidad de este modelo económico o corregir el modelo económico para preservar el máximo de democracia y de justicia social.

Josep Maria Vallès, catedrático de Políticas, ex conseller y muchas cosas más: Por qué voy a la manifestación

¿En qué lado estás tú, en esta crónica de un -sistema- enfermo?

Anuncios
h1

Ya está: ya tienen lo que querían

15 junio 2011

Cuando tenía dieciséis años, fui a una pacífica manifestación de carácter lúdico-festivo, en Barcelona, contra las políticas neoliberales del Banco Mundial, en el 2001. Se leyó un manifiesto en plaza Catalunya y, acto seguido, la policía -siempre con una actitud claramente intimidatoria- cargó contra los manifestantes. Detuvieron a curas, abuelas con sus nietos, mujeres embarazadas – el típico perfil del violento antisistema. Y toda esta carga, enésimo ejemplo de brutalidad policial, porque -lo recuerdo perfectamente- había unos veinte energúmenos encapuchados al inicio de Passeig de Gràcia, claramente separados de los manifestantes, rompiendo escaparates. ¿Por qué fue la policía tan enormemente incompetente para no detener a esa veintena de descerebrados y dejar discurrir la manifestación pacíficamente? ¿Es que no les enseñan métodos para hacerlo? ¿Para eso les pagamos? Muy fácil: porque en este grupo había policías infiltrados con la única función de reventar la manifestación. La verdad es que era tan evidente como fue insultante después de ver las declaraciones de los políticos de turno condenando la violencia y tal: hombres saliendo directamente de los furgones policiales con indumentaria antisistema, con bates, barras de metal y otras armas no reglamentarias, destrozando aparadores y justo después deteniendo a quién los fotografiaba (y, claro está, rompiéndoles la cámara en el proceso).

“Son sólo unos cuantos los que la están liando. Son los de siempre, no creo que el movimiento del 15-M tenga que estar representado por este tipo de gente”. Albert Rivera, Ciutadans

La verdad es muy clara: sea la Ochrana zarista, los grises de Franco o los mossos de Puig, desde siempre que la policía se ha infiltrado en manifestaciones, para información y para reventarlas -donde reventar significa ser violento e incitar a la violencia los que te rodean, envalentonados (porque obviamente no todos los violentos son policía). Desde el punto de vista pro-sistema, sería preocupante si no lo hicieran, de hecho. El desalojo encubierto de plaza Catalunya del 27-M fue planificado; se sabe –las cargas fueron una hora después de que los coches de limpieza abandonaran la plaza– con el único fin de incitar a la violencia de los manifestantes y poder sacar en todos los medios de comunicación una foto de algún camión quemándose y tal, y así desacreditar el movimiento. Siempre ha sido así. Pero todas las Asambleas, las de barrios, Sol, Catalunya, Valencia, ésa en la que he asistido hoy en Ciutadella, han sido muy tajantes en eso: no a la violencia. Se han citado los métodos pacíficos de Gandhi varias veces -hasta se ha mencionado su doctrina: la satyagraha. El 15-M ha tardado poquísimo en desmarcarse de estos actos violentos, con los que los medios ya intentarán etiquetarnos siempre. La protesta de hoy ha sido desorganizada y por lo tanto vulnerable a las acciones de descerebrados e infiltrados – esto tiene que cambiar, seguro, si nos dejan, porque si no la legitimidad de las reivindicaciones -hasta ahora indiscutible- se pone en duda.

“(Les agressions) han estat de grups de persones que eren aquí. Però nosaltres ens organitzem col·lectivament i qui surt de les consignes, actua individualment”. Pau Simarro, indignat

Pero es que ahora, hasta con estas explicaciones, estas disculpas, esta apología de la no-violencia, -necesarias, eso sí- estamos desviando el tema: ¿dónde estaban el 27 de mayo los que ahora se llenan la boca con vagas defensas de la democracia y rechazos a la violencia? Sí, ésos mismos que ahora ejecutan las órdenes del poder financiero, rechazando que la devolución de la vivienda salde la hipoteca (la famosa dación en pago, que de hecho tendría que ser uno de los puntales de las exigencias del 15M) o la publicación de listas de defraudadores de Hacienda. ¿Es que las porras de los mossos, los continuos desahucios, los trabajos precarios, los brutales recortes sociales, las disminuciones de salario a los que operan nuestros padres y educan a nuestros hermanos, no son acaso violencia? ¿A qué lado estabas entonces, Atur Mas? ¿A qué lado estabas cuando Felip Puig no dimitía por ordenar palizas a los que le pagan el sueldo? ¿A qué lado estabas cuando tu partido aprobaba cuantiosas ayudas de dinero público a bancos quebrados, a constructoras mediante licitación de infraestructuras nada rentables, a concesionarias de autopistas, a cada uno de estos oligopolios que los ciudadanos tenemos que sostener con nuestro propio dinero… ¿a cambio de qué? De un trabajo precario, sin futuro, sin oportunidades en un sistema que no nos escucha y si gritamos, nos insulta. Cada vez más queda en evidencia que los canales institucionales, los tradicionales, están totalmente agotados, delante de una transición a un sistema, ese neofeudalismo del turbocapital, que consiste en un conjunto de oligopolios sostenidos por el poder político – una gigantesca estafa de la cual nosotros somos su base y apoyo, pero involuntario. La consolidación de esta estafa a gran escala era lo que se debatía en el Parlament hoy.

Todo, al fin y al cabo, depende de la narrativa de quién tiene la legitimidad y quién se la cree. El Parlamento es el reflejo de la soberanía popular y las fuerzas de seguridad son sus ejecutoras y etcétera. El poder del monarca absoluto emana de Dios. Senatus Populusque Romanus: el Senado y el Pueblo Romano (SPQR). ¡Todo el poder para los soviets! En definitiva, la sociedad es tan sólo una correlación de fuerzas  entre varios colectivos de personas -una lucha de clases- y hay algunos que ejercen el poder desde una narrativa que les confiere una legitimidad porque hay gente que se la cree. No deja de ser curioso, de hecho, lo frágiles que son las instituciones humanas y lo duraderas que pueden llegar a ser. Pero siempre ha sido así: en la República romana también se votaba a los políticos y también había Senado, ¿era entonces una democracia? La Constitución de la URSS era federal, ¿también en la práctica? La gente se lo creía, ¿entonces sí? Hemos mejorado claramente, pero no cambiado tanto: se trata, simplemente, de que no haya excesiva acumulación de poder ni económico ni político – poner en práctica el sistema de checks and balances, la esencia multipolar de lo federal.

Ahora estamos con un Parlamento dominado por un partido con un 16% de apoyo entre la población (problema para la legitimidad 1) y con la voluntad de desmantelar un Estado de bienestar que emana de un pacto constitucional (problema para la legitimidad 2), es decir, de un consenso básico de las distintas fuerzas sociales y todo esto en un contexto económico de falta de oportunidades que estas reformas amenazan de consagrar (problema para la legitimidad 3). En esta situación, ¿de qué van, con esta chulería que les da tener el monopolio de la violencia, pero cada vez menos legítimo?

“Se han traspasado las líneas rojas” Atur Mas, “pecident del govern dels millets”

Celebro que Mas entre en razón, que vea que los poderes fácticos, la élite politico-financiera, están cruzando todas las líneas rojas. Están derrocando el Estado de bienestar porque pueden y los ciudadanos nos descubrimos impotentes y expropiados delante este chantaje. Celebro, además, que Mas defienda la democracia y se postule en contra de la violencia, alineándose así con el movimiento 15M. Supongo que el próximo paso será aprobar la nueva ley electoral, más participativa, que ellos bloquearon en su momento, meter a Felip Puig en el trullo y cambiar hacia políticas más transparentes y no las habituales de la sociovergencia y etcétera. ¿Ah no, que era al revés? Puro lenguaje orwelliano, entonces. Las actuaciones de la policía contra sectores más amplios de la sociedad, la demolición del actual sistema social, la ley siempre al servicio del oligopolio; cada uno de estos hechos deslegitima el sistema a ojos del ciudadano de a pie, lo sitúa al límite de la indignación, viendo cómo las instituciones, que tendrían que amplificar y canalizar la acción colectiva, se consagran como meros parásitos de las fuerzas productivas. Esto no es un problema ideológico: si neoliberalismo o capitalismo o tal. Es lo que hay y hay que decir basta ya. Son ellos los que nos necesitan a nosotros. Basta de suplicar que paren los recortes y que nos dejen participar en la vida política.

Se tapan la cara para tapar el pinganillo. ¿No queríais democracia?


h1

¡Ostia, pero si estamos en guerra!

31 marzo 2011

Por el puente de la Constitución, un gremio entró en huelga con unos servicios mínimos del 120% (servicios mínimos regulados por la -ejem- preconstitucional ley de Huelgas); el Gobierno decidió militarizar el conflicto laboral (en el que resulta que también ejerce de patrón, porque AENA es empresa pública), proclamar el estado de alarma por primera vez en democracia estableciendo un peligrosísimo precedente de autoritarismo. Y es que esto es como las drogas: se empieza no respetando el derecho al secreto de comunicación entre abogado y acusado y se termina declarando estados de alarma alegremente y gaseando a judíos. No es coña. Entonces, el 16 de diciembre del 2010 el Congreso votó a favor de prorrogar el estado de alarma un mes, con los votos a favor de PSOE, CiU, PNV y CC (más la abstención del PP). Y el 15 de enero, tal como vino -de improviso-, se fue, como si nos pareciera lo más normal del mundo que Zapatero les copiara las políticas de orden público a Mubarak, Gadafi, o a Bashar el Assad.

Un soldado del Imperio de la Libertad en plena acción democratizadora

Desde 2001 que España está en guerra en Afganistán pero aquí, tan lejos del frente, como si nada. Da igual que allí soldados americanos se fotografíen sonrientes con cadáveres de civiles (el atroz Kill Team), da igual que el número de civiles asesinados por “la Coalición” haya incrementado un 31% desde el 2009 hasta llegar a un máximo, como denuncia la ONU; da igual que, al margen de consideraciones éticas, la operación militar sea un desastre total; da igual que nos gastemos 400 millones de euros al año en plena crisis. Estamos en guerra pero como si no fuera con nosotros. No contentos con esto, el Gobierno español, después de ser un gran aliado del paga-campañas-de-Sarkozy líder de la revolución libia, decide embarcarse con el Reino Unido y Francia en otra guerra, esta vez por motivos humanitarios, como si no supiéramos ya que todas las guerras que han sido por estos motivos, sinceramente (Somalia) o no (Serbia, Kosovo, Irak) han sido un puro fracaso: siempre es el civil inocente el que acaba sufriendo.

En todo caso, otra vez al margen de consideraciones éticas, la operación empezó siendo improvisada, con la función de puro márketing de lavar la imagen de apoyadictadores de Sarkozy y Cameron, sin un plan ni dirección claros, apoyando a unos opositores sin ningún tipo de preparación militar (como se ve cada día) y además con una fuerte implantación de Al Qaeda (el 85% de los combatientes libios de Al Qaeda en Irak venían de Benghazi; precisamente un desafío a Gadafi en Libia, el primero en pedir una orden de detención internacional contra Bin Laden). El Congreso de los opositores ha afirmado su compromiso con los valores democráticos (¡mola!), al mismo tiempo que ha empezado a recibir armas de Occidente [en plan, quizá, “muyahidín antisoviético de los años ochenta”?, also known as Bin Laden, exacto] y que su nuevo líder militar vivió 20 años en Virginia, EUA, sin que nadie sepa muy bien lo que hacía tan cerca de los headquarters de la CIA.

Esto de las “guerras humanitarias” es un tema espinoso; primero, porque son espectacularmente “arbitrarias” (¿por qué Libia sí y en Siria, Bahrein, Yemen o Costa de Marfil no?; en Bahrein sí que ha habido intervención militar, pero esta vez a favor del dictador y proamericana), segundo, porque no son “asépticas” y termina habiendo muchas muertes civiles, y tercero, porque el nuevo régimen no “necesariamente” va a ser estable y democrático (Irak, Afganistán). ¿Es legítimo, por lo tanto, embarcarse en una cosa tan seria como una guerra, viendo las circunstancias? Es cierto que Gadafi es un dictador sanguinario, pero las dudas imponen. Las guerras no son limpias, como muchos podríamos pensar desde aquí, ya que es parte de la propaganda. Pero, como dijo Wael Abbas,

Hubiera bastado con no hacer negocios con Gadafi.

h1

#nolesvotes [otro cine y otra música, please]

23 febrero 2011

No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.

Iniciativa #nolesvotes

Pues eso, no votes a PSOE, PP y CiU en las próximas elecciones municipales por haber aprobado la ley Sinde-Biden [Biden por el vice americano que impuso esa ley según el Cablegate]. Y es que esto de saltarse las garantías democráticas para establecer una censura a la china (es decir, sin aval judicial, sólo administrativo) de Internet está pero que muy feo, pero es que si además la razón esgrimida no es algo loable como la estabilidad del país (en plan Mubarak), sino el afán de lucro de unos pocos el tema ya es de traca.

Me apetecía ir a ver Chico y Rita de Fernando Trueba, pero después de sus muy acertadas declaraciones donde lamenta vivir “en el único país donde te roban y además te insultan” en las que como es habitual en ese sector es muy probable que confundiera víctimas y ladrones, pues le haré boicot, igual que Bollain. El cine español es esencialmente un atraco a mano armada a los ciudadanos, que pagamos doblemente por él: la entrada en sí (recaudación de 77,5 M€) más las subvenciones directas (121 M€), además del dinero por ley de las televisiones (200 M€). No contentos con esto, montan sistemas de financiación totalmente opacos (=Gürtel, =Wall Street) en el que se gana dinero no gracias a las entradas sino a las subvenciones en sí. Un escándalo. No contentos con esto, aplican el totalitario y contrario a la UE principio de culpabilidad para aplicar el canon digital a cualquier medio, no sea que vayamos a copiar, pero es además, ¡copiar es totalmente legal cuando no hay afán de lucro! No es de extrañar que el único de la banda que se decidió a transigir con los malvados internautas se cambiara de bando. Es que además no tienen ni idea de en qué consiste eso de Internet.

Precisamente es gracias a Internet donde es realizable el sueño ilustrado de la Biblioteca de Babel, donde el acceso a la información fuera totalmente libre y tiene un coste de distribución casi nulo. Ni Mubarak ni Obama fueron capaces de frenar la revolución egipcia alegando islamismo radical, porque todo el mundo sabía que era de carácter cívico y democrático gracias a twitter. Los intermediarios del cine y la música ya no pueden ejercer su particular dictadura sobre los nuevos artistas, porque éstos pueden optar a la difusión alternativa que Internet les brinda. De ese modo, se pueden proponer, fácilmente, nuevos modelos sostenibles de distribución de cultura:

  • Música: volver a los conciertos el porcentaje que gana el artista por concierto es muy superior al que gana por los discos, ya que esos beneficios van a parar sobre todo a la discográfica. Pero ahora resulta que los costes de distribución de un disco son cero y el consumidor por eso decide pagar cero por ellos en un sano ejercicio de libre mercado: el objetivo del álbum (la producción del cual puede costearse con los mismos conciertos) no debe ser ganar dinero, sino tan sólo la difusión. Los beneficios son claros: ausencia del mediocre instrusismo de las discográficas y promoción de una cultura de la música en directo. Ya hay discográficas que apuestan con mucho éxito por este modelo, mucho más democrático y creativo.
  • Cine: acabar con el modelo de los cines de estreno porque los cines de estreno son un timo. Si las películas son tan caras, ¿por qué se hacen tantas?La oferta de cine tiene que basarse en el amplio repertorio filmográfico desde los hermanos Lumière hasta hoy. Hitchcock, Hawks, Coppola, Kurosawa, Truffaut, ¿por qué ya no se ofrecen? Las copias están ahí. Y ya puestos, ¿qué pasa con las series de calidad? Estoy dispuesto a pagar para ver capítulos de series tan buenas como the Wire o Roma. Sí pueden existir modelos alternativos y sostenibles. Al final de la escapada de Godard costó 6400€ actuales, y esto se puede financiar fácilmente con crowd funding. Crear cines populares, de barrio, con ofertas más sensatas, buenas y completas que las de los actuales y con las cuotas de socio, entradas, etcétera, aporten dinero para la creación audiovisual.

Porque el arte no es afán de lucro. Teóricamente, el artista crea porque siente que es su vocación. Crear es un privilegio. Es, quizá, el gesto definitivo de la persona, donde sus actos son profundamente suyos y no mal copiados de otros sitios. Si se trata de trabajar no para crecer y crecer y crecer sino para vivir tranquilamente, siempre es posible un espacio y tiempo personales para la creación de arte. Es, no es coña, el ora et labora benedictino. Así que se trata de proporcionar modos de producción artística que sean sostenibles y basados en los principios de la libre expresión y la creatividad, no maneras de lucrarse con algo tan etéreo y subjetivo como es la creación artística. Un eficaz método para promover ese cambio de paradigma es el de derribar el viejo, así que de ese modo, ¡larga vida al P2P! ¡Copiar es bueno! ¡Todos a copiar!

h1

Smart may have the brains, but stupid has the balls. Be stupid

26 diciembre 2010

Be stupid. Diesel.

¡La política ya no es necesaria!, exclaman los neoliberales en modo triunfal, delante de las ruinas de la antigua Unión Soviética, olvidando las miserias de la crisis. Que toda relación humana sea intercambio económico de bienes comerciales, también los fluidos, el sudor, las lágrimas, el semen, la sangre, las enfermedades venéreas, porque en el fondo la sociedad es un mercado de masas y esto es lo que hay.

Para vender productos en el mercado de masas y maximizar beneficios se tiene que maximizar el número de consumidores, y esto se hace construyendo un perfil de consumidor que corte por lo bajo, de mínimos, stupid. El consumidor stupid es el espejo donde se nos obliga a reflejarnos a todos; en el proceso, todo el mundo se idiotiza. La sociedad turbocapitalista es una sociedad idiota e idiocrática. Sólo hay que poner la tele para comprobarlo.

Los mass media generan la ilusión de un espacio público dominado por el consumidor stupid; la gente que quiere ir más allá serán unos frikis dispersos por el mundo, como callejeros viajeros. Pero un mundo idiota -en teoría económica, compuesto por “agentes económicos racionales”- inevitablemente agota todos los recursos y decae y desaparece. La política es necesaria, porque impone la visión a largo plazo, esencial para que una sociedad funcione de modo justo y eficiente. Obviamente, no la política de los políticos, que también es irremediablemente stupid, sino la política de la sociedad que se autoorganiza y coopera. En una sociedad donde todo el mundo va a la suya, es posible que la gente que dedica una parte de su esfuerzo en construir lo común, antepusiendo voluntad general a interés personal, sea vista, irónicamente, como los idiotas, cándidos e ingenuos stupids. Como el Idiota de Dostoyevsky. Como el Ingeniero de Ibsen. Como románticas versiones de los déspotas ilustrados: todo para el pueblo, pero sin el pueblo. Es el espíritu trágico del cooperador en un mundo stupid.

h1

Rosebud…

3 marzo 2010

Este domingo TV3 retransmitió el 30 minuts de turno sobre la crisis del periodismo. Es para felicitarnos de ello. Obviamente, no es el periodismo lo que está en crisis, afortunadamente, sino la visión hipercapitalista que lo reduce a un puro negocio, basada en empresas dedicadas a vender información basura, con líneas editoriales dedicadas a defender un status quo anacrónico y un modo-masa de ver las cosas y con sus proletarios a su servicio casi esclavizados. Un cóctel del cual ya no se pueden exprimir más beneficios a corto plazo, a disgusto de los accionistas de los mass media, que son eso, empresas y nada más, y por eso se comportan como la avanzadilla propagandística de un sistema en crisis, del que forman parte en los conglomerados politicoeconómicos que normalmente conforman, como por ej. la línea continua entre Banco Santander, PSOE y Prisa o Unidad Editorial, BBVA y PP. Es un tópico, sí, pero son ellos quienes se han esforzado para que lo sea.

Lo más extraño de todo es que esta crisis del periodismo precisamente venga acompañada por la mayor democratización de la información que ha experimentado el mundo con Internet desde la invención de la imprenta en el siglo XV: la imprenta fue clave en el desarrollo del protestantismo porque la Iglesia ya no podía ostentar el monopolio de la información y de ese modo se gestó también la revolución científica. Así es Internet, con sus Wikipedias, sus blogs de periodistas amateurs que muchas veces distribuyen mejor el conocimiento que los moguls de antaño, sus redes sociales que tan pueden ser utilizadas por la masa como para movilizar a la lucidez por despertar… Si se hace bien, un grandioso salto cualitativo en nuestro conocimiento está por llegar… o ya está llegando. El ciudadano Kane, ese dictador de la información, ha muerto y en el luto del dictador sólo hay sitio para la alegría y no la tristeza que quienes están perdiendo poder nos quieren transmitir.

Rosebud...

Igual en la música. Qué problema tiene el todo gratis? Es más: distribuir gratuitamente la música está a la altura de imperativo categórico e intentar cobrar por esto es absurdo y ridículo. Los discos, baratísimos de producir, son para dar a conocer al artista y punto. Quien pierde no es el músico, que sólo saca algo como un 7% de las vendas, y menos el público, sino las discográficas que conciben la música como un negocio más y que preferirían una masa de consumidores aborregados sumidos en la ignorancia musical. Y en eso que se enriquecen las operadoras telefónicas, claro está.

De todas formas, lo bonito de este momento es que unos modelos corruptos y putrefactos de periodismo o de música son ahora totalmente insostenibles y en su descomposición orgánica reaparece otra vez la visión romántica y aventurera del individuo creador y emprendedor, independiente a los intereses oligárquicos y que ofrece su difusión de conocimiento o su música porque es su vocación natural. Tiendas musicales gratuitas, como Jamendo o Magnatune, o nuevos tipos de discográficas, como la brasileña Trama, se enfrentan a la anacrónica industria del plástico que ahora tambalea. La pasta se tiene que ganar en los conciertos y con ese dinero financiar un buen estudio, a compartir por más de un grupo musical como si fuera una cooperativa musical.

Igualmente, hay legión de blogueros que sin afán de lucro postean y debaten, e Internet es la ágora moderna. O periodistas como el corresponsal en Londres de Público Saénz de Ugarte o el de La Vanguardia en Berlín Poch de Feliu, muchos más interesantes en sus blogs que en sus crónicas, debidamente despersonalizadas.

Aquí una propuesta: una página web que entrelace a varios blogs vuestros como los de este Blogroll, facilitando la navegación y conectando puntos de vista parecidos pero con total libertad editorial, estableciendo una cooperativa de blogs fáctica, un nuevo modelo de periódico, al fin y al cabo, basado en la difusión de conocimiento y no en el afán de lucro. Ya me diréis.