h1

Entrevista a Saskia Sassen, socióloga (OWS)

4 enero 2012

Occupy Dallas dice que el movimiento Occupy se fundamenta en la “negación del sueño americano”. Zizek dice que el sistema ha perdido su “automatic self-legitimacy”. Qué quieren decir con eso?

No estoy segura de lo que tenían ellos en mente específicamente, pero a mí me parece, y coincido con eso, que se ha vuelto evidente que el sueño Americano no funciona—en otras palabras, el proyecto de vida de media clase, donde cada generación supera a la anterior, no funciona ya. Sea Tahrir, sea los indignados, sea Occupy USA, hay mucho de eso: es un movimiento con reivindicaciones de clase media, que ciertamente en un contexto de creciente desigualdad y la caída de la clase media tiene repercusión también para los pobres y la nueva clase trabajadora empobrecida.

Más info: the Global Street comes to Wall Street

Ahora todo el mundo habla de reformas: qué reformas? Puede listar las más necesarias?

No creo que el tema sea de reformas. Es mucho más profundo que eso. Es una crítica muy aguda del exceso de desigualdad, el abuso del sistema por parte de los ricos, la caída del contrato social que está en la base de la democracia liberal.
Cuáles son los cambios que necesitamos está claro para ciertas cosas (el mundo de las finanzas, tax the rich, etc.) pero falta mucho trabajo todavía. No es fácil.

Artículos críticos con el sistema financiero, de Sassen, en el Huffington Post:

En la mesa redonda de OWS, comentó que “había algo fundamentalmente equivocado en el sistema”. Si el problema está en el fundamento, pueden simples reformas solucionarlo? Podemos tener fe todavía en la reforma institucional cuando las instituciones han sido totalmente capturadas por la élite? Acaso funcionan los “cheques en blanco” a los presidentes demócratas y a los socialdemócratas europeos?

Como digo en la anterior respuesta, yo creo que el problema es mucho más profundo que simplemente alguna reforma. La creciente desigualdad, el abuso por parte de los ricos, la impotencia de los gobiernos, esto y más nos está mostrando los límites profundos de la democracia liberal. Lo que yo señalaba en esa mesa redonda de OWS, estaba enfocado sobre cómo el sistema financiero ha contribuido a esto; lo que es peligroso en la finanza no es simplemente el dinero, pero la necesidad de invadir otros sectores económicos. Ahora, en esta época, ha logrado invadirlo todo y también los recursos de los gobiernos, es decir, los impuestos que pagamos los ciudadanos… y de ahí los bailouts. Han logrado empobrecer hasta los gobiernos de países de inmensa riqueza. Es una distorsión aguda de la realidad dada tanta riqueza, pero tan concentrada.

Más info:

Se nos decía que para contrarrestar al poder económico globalizado, había que oponerle un poder político globalizado: la Unión Europea, el Banco Central Europeo. Algunos hasta hablan ahora de gobierno mundial. Pero parece que no ha funcionado en nada, porque como más arriba más fácil que sean capturados por los mercados. Usted habla, en cambio, de la “Calle Global”, the Global Street. Podría ser éste el contrapoder necesario a las élites que necesitamos? Tenemos el poder para llevarlo a cabo?

Este es un tema bien complicado. He escrito mucho sobre esto en mi libro Territorio, Autoridad, Derechos, (en español con la editorial Katz, de Buenos Aires y Madrid, en el 2010).
Pero básicamente a) yo no creo en un estado global, sí en un parlamento global, pero no un estado. B) tenemos que retener nuestros estados pero debemos internacionalizarlos y desnacionalizar las políticas: necesitamos que sean internacionalistas, que se enfoque colectivamente en los desafíos de los “commons”: la pobreza y el hambre globales, el medio ambiente, etc… sí suena como fantasía, pero si podemos reconquistar esas capacidades complejas que son los estados y reorientar sus políticas y prioridades…ah, todo lo que se podría hacer!

Más info: Saskia Sassen on Sociology, Globalization, and the Re-shaping of the National

En Europa nos están recortando el Estado de bienestar por todos los lados. En USA se rescató a los bancos, los culpables de esta crisis, con el 50% del GDP americano ($7.7 bn) a un interés del 0.01%. Pero el discurso es, otra vez, el thatcheriano “No hay alternativa”. Es verdad que no hay alternativa? Cómo es que se impone la injusticia de la socialización de las pérdidas a toda costa? Cómo evitarlo?

No, esto es una falsificación. Como describí arriba, el sistema financiero ha logrado acaparar más y más de los recursos nacionales, incluso impuestos, y el poder ejecutivo ha ayudado. Es un robo de los impuestos nacionales y de los recursos nacionales (a nivel de renta) — deberíamos tener control para el bien de todo el pueblo sobre los recursos de un estado. He escrito bastante sobre esto también, en ese mismo libro, Territorio, Autoridad, Derechos.

Más info:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: