h1

¿El derrumbe de la civilización occidental?

19 julio 2011

Sí, al final parece que puede petar todo. La prima de riesgo española sobre los 300 puntos, Defcon 1, que implica riesgo inminente de quiebra. Nuestro amigo que trabaja en el sector público quizá no cobra el próximo mes. Portugal de bono basura, y un tercio de su deuda está en manos españolas. Prima de riesgo italiana en 337 puntos; las inversiones francesas en su deuda equivalen en un tercio de su PIB. Es decir: la economía europea es una complejísima red de interdependencias donde todo el mundo le debe a pasta a su vecino y los últimos vecinos tienen tremendos problemas para devolver las deudas a unos bancos franceses y alemanes con tremendos agujeros que tapar. Y al otro lado del charco, los republicanos se cierran en banda y no le dejan a Obama ni subir los impuestos (los recortes de impuestos de Bush han causado un déficit enorme en su economía -¿pero los recortes de impuestos no creaban riqueza, señor Friedman?-, junto con las guerras de Irak y Afganistán) ni endeudarse, lo que implicaría que el Imperio se declarara en suspensión de pagos y no pudiera pagar las nóminas de sus funcionarios para agosto. Las piezas de dominó van cayendo y el efecto extendiéndose – ¿estamos delante el fin de la Europa tal como la conocemos, sumida en una larguísima recesión como si fuera una nueva Edad Medieval, estancada en miedos ultraconservadores, paranoica a lo nuevo y extraño, sin savia fresca con la que bombear al tejido productivo?

Si el crecimiento europeo sigue así de retrasado respecto al de sus competidores, a mitad de siglo su economía podría tener la misma dimensión que la de África.

Gordon Brown, ¿Por qué se durmió Europa?

Quizá el tiempo de Europa ya ha pasado. Los Estados, como las especies, nacen, se desarrollan y terminan muriendo. Es ley de vida – política. Ciertamente el camino al siguiente nivel pasa por cambios extensivos en la economía que revisen los modos de producción para humanizarlos y hacerlos más ecológicos y democráticos; precisamente Europa es un óptimo campo de experimentación para ello (decrecimiento en Francia, Takis Fotopoulos, etcétera). Pero introducir novedades que permanezcan -innovar, vaya- es extremadamente difícil.

Es evidente que cada una de estas tres preocupaciones –déficits, inestabilidad bancaria y bajo crecimiento– está entrelazada con las otras dos de tal manera que las políticas que se centran en una sola de ellas son mucho menos eficaces que una estrategia global que intente resolver las tres de forma simultánea. Y la estrategia paneuropea es aún más necesaria porque el euro se creó sin ningún mecanismo para evitar ni resolver crisis y sin ningún acuerdo sobre quién tiene la resposabilidad suprema de financiar los costes de las crisis.

Gordon Brown

En esta crisis, hay dos salidas del túnel distintas: la fácil, porque no es innovadora, que consiste en ir cada uno a la suya, petar el euro, volver a la peseta, endeudarse devaluándola y con esto creando inflación, decir adiós al 10-15% del PIB español fruto de inversiones extranjeras y ponerse a trabajar duro-duro. Esto es retroceder décadas de integración y progreso económico. La otra opción es la chunga, porque significa entrar en un terreno nuevo: los Estados Unidos de Europa, frutos de una verdadera integración económica en materia presupuestaria (impuestos alemanes para servicios sociales alemanes también en España, y no impuestos africanos para servicios europeos) y así con el permiso para endeudarse con eurobonos pagados quizá tan sólo a un 0,25% más que los alemanes, porque la avalaría una disciplina en los ingresos y los gastos mucho más responsable que dedicarse a montar juegos olímpicos en Atenas con un fraude fiscal generalizado.

Porque aquí está la clave: para una verdadera estrategia paneuropea, hace falta una revolución en la cultura cívica de los países del sur. Evadiendo nuestros impuestos a pequeña escala justificamos los desmanes más grandes de Botín y compañía, un modo bastante tonto de dispararse en el pie, porque resulta más económico pagar la porción de impuestos que toca que tolerar ese fraude fiscal a grande escala no habiendo pagado. En Gran Bretaña, el abuso de los gastos parlamentarios -las MP’s expenses– no era en absoluto ilegal, pero sí poco ético. Hubo dimisiones. En el caso Murdoch, ya han dimitido la número 3 del imperio mediático, el jefe y subjefe de Scotland Yard, el jefe del gabinete de comunicación del primer ministro y otros ¡sin que tan siquiera haya juicios!, no sólo en el sector público, sino también privado, porque allí al norte existe la idea de rendición de cuentas de los poderosos – la sociedad civil tiene conciencia de su poder cuando se indigna, un poder siempre tan necesario.

Éstas son las cosas maravillosas que hemos podido ver este año: la sociedad egipcia echando a Mubarak y con ello poniendo en jaque a todo el imperio americano, la sociedad británica rebelándose contra Murdoch, son casos de muchos David haciendo frente a Goliat. Es la afirmación de un poder muy real que olvidamos demasiadas veces, y que aquí brotó en forma de 15-M, y todavía permanece vivo. Si nos olvidamos de este poder, que conlleva una gran responsabilidad, pasa lo que pasa: aquí un presidente de comunidad autónoma será juzgado por sobornos y tenemos que tolerarlo porque lo han votado 1.200.000 valencianos. En Italia tienen a Berlusconi. No hase falta decir nada más. La integración europea, única solución de facto, pasa por una mayor cultura cívica, que eche a este tipo de políticos a la calle.

4 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo el texto pero creo que hace falta una perspectiva más ampli de futuro que la competitividad dentro de un sistema caduco. Por suerte para nosotros los europeos no somos tan ineptos como la UE, así que hay que conservar la esperanza y pensar que el intercambio cultural es más fuerte que cualquier estrategia que pueda tramar la élite financiera.

    Hace falta un poco más de humanismo y empezar a ver esto como lo que es, pura supervivencia. El planeta se acaba y hay que tenerlo en cuenta antes de hacer apuestas a largo plazo.


  2. Se me olvidó remarcar que hace falta empezar a considerar la idea de no competir sino cooperar con los demás para alcanzar nuestros objetivos.

    El capitalismo no se puede parchear más, al final se acaba viendo el feudalismo y lo retrogrado del asunto. Han cambiado los ejércitos y las batallas a cielo abierto por brokers y gobiernos pero seguimos trabajando a expensas de unas minorías que viven a años luz del resto.

    O encontramos el nexo en común y orientamos nuestra sociedad a la cooperación o nos vamos a la mierda. No es solo Europa, es el mundo. La suerte es que la humanidad ha encontrado un medio neutral de comunicación y que dicho medio está demostrando una inteligencia funcional bastante mayor de lo que esperaban. Aun hay esperanza, pero antes hay que tocar fondo. Ahora que existe una conciencia global hace falta que veamos las orejas al lobo, solo así saldremos de la esclavitud social a la que estamos anclados.

    Es la primera vez que la sociedad no es capaz de buscar soluciones de ningún tipo a sus problemas. Es que no hay violencia, no tenemos ganas. Tenemos un montón de corses ético- morales que ellos no respetan, así que la única salida pasa por la razón, por la demostración empírica para reordenar las cosas hacia su punto de equilibrio. Esa es la clave, el equilibrio.


  3. “hace falta una perspectiva más ampli de futuro que la competitividad dentro de un sistema caduco.”
    No la comento aquí porque siempre me alargo, pero lo mencionaba de paso en el párrafo entre las dos citas de G Brown.

    “hace falta empezar a considerar la idea de no competir sino cooperar con los demás para alcanzar nuestros objetivos.”
    120% OK, de hecho de eso trata el siguiente post…

    Muchas gracias por los comentarios,


  4. No sé como lo ves, pero a mi me jode tremendamente el hecho de que, con la que está cayendo, aun sigamos echando las culpas al “mercado” cuando dicho entramado tiene nombres y apellidos, sagas enteras de caciques internacionales. El problema no es el ricachón que ha ganado el gordo del “sueño americano” y que vive a todo trapo, el problema son estos grupos organizados que atentan contra todos especulando hasta con el aire si fuera posible.

    Es que manda huevos que a la fecha que estamos la declaración universal sirva tanto para defender intereses privados como para limpiarse el culo y nunca para lo que supuestamente fue redactada, clama al cielo y me pongo enfermo solo de pensar en como está el mundo gracias al “estado de bien robar”.

    Espero ansioso más entradas. Saludos y que sepas que sé de tu blog por Debo. Tenía razón y merece la pena perder algo de tiempo leyendo filosofia moderna por estos lares. De hecho el problema de este mundo es que nos han obligado a separar filosofía y ética de nuestro pensamiento. Vivimos rápido y a pocos les importa analizar el presente y su contexto respecto a la historia, antes de fraguar su opinión, es muy duro y encima te deja mal cuerpo al ver lo que está pasando. Es mucho más fácil escupir lo que has leído a un periodista mercenario de la prensa masiva que pensar por ti mismo, y por eso te aplaudo, porque antes de pretender cambios debemos mojarnos. Chapeau!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: