h1

Toma el coche, apoya a Gadafi

22 febrero 2011

Sí, esta demagogia está muy manida, pero no deja de ser cierta por eso. Es que España importa mucho petróleo de Libia: nuestro nivel de vida pasa directamente por la alianza de Occidente con las dictaduras árabes, totalmente al margen de la soberanía del pueblo, y tenemos que ser bien conscientes de ello.  Lo que estamos viendo estos días, además de emocionantes revoluciones populares y democráticas que derrocan siniestros regímenes totalitarios, es una de las primeras consecuencias de la excesiva dependencia del petróleo por parte de las economías occidentales. El control de Oriente Medio es esencial y han sido precisamente los métodos asesinos y terroristas de la banda de Bush y cía. (la teoría del “caos constructivo”) más el apoyo a dictadores –la colaboración activa de Occidente en la asfixia de los pueblos árabes– que han causado las revueltas populares. Un factor, el pueblo, que la realpolitik occidental nunca había tenido en cuenta y ahora se le gira en contra.

La política exterior aplicada por Washington en Oriente Próximo por la Administración Bush ha reforzado a los enemigos de EEUU, Siria e Irán. La teoría del ‘caos constructivo’ fue la que sustentó la invasión de Irak y el turbio papel en el conflicto palestino o en las turbulencias internas del Líbano. Washington ha ignorado el papel y los deseos de las poblaciones apoyando a dictadores amigos.

Mónica G. Prieto, El ‘Nuevo Oriente Próximo’ o el mayor fracaso diplomático jamás contado

El poder del pueblo, un factor político esencial que los ciudadanos occidentales, cómodamente asentados en nuestro bienestar, habíamos confundido con votar cada cuatro años y así lo dejamos de ejercer, autoconvenciéndonos con discursos reaccionarios rollo “no hay alternativa”, “cambiará todo para que todo siga igual”, etcétera, delegando nuestro poder en políticos que no han tardado en aliarse con los ladrones de Wall Street y los dictadores árabes (sólo hay que ver al ridículo dictador italiano), empobreciéndonos y pasándose por el forro las garantías democráticas (ley Sinde, ley de Partidos). El juego mundial del Debtris (vídeo) ha resultado ser una estafa descomunal.

Es el atraco perfecto. Con alevosía y reiteración. Primero una quiebra del sistema financiero, víctima de su propio latrocinio, que se salva mediante un rescate astronómico a base de dinero público. La cifra del coste neto del rescate para el conjunto de los países del G-20 facilitada por el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, es 905.000 millones de dólares. Sumado al monto de los paquetes de estímulo de los respectivos estados nacionales, toda esa inyección aumentó en un año la deuda pública de la eurozona en casi diez puntos, desde el 69,3% en 2008, al 78,7% del PIB en 2009. Entonces se preparó el terreno para el segundo atraco. El truco ha sido olvidar el motivo y centrarse en la consecuencia. El problema es la deuda, se dice, no el orden atracador que la ocasionó. El casino ha desaparecido. Es la deuda. ¿La solución?: un segundo robo – el desmonte social.

Rafael Poch, Atraco Perfecto

En España el dictador murió plácidamente en la cama y sus cómplices pactaron la transición democrática con las víctimas. Ahora se ríen de nosotros. Mientras tanto, los árabes los están echando y juzgando. En Libia están manifestándose aun con bombardeos aéreos cada 15-20 minutos. Hay tanto que aprender de ellos en estos momentos. En Wisconsin ya están empezando.

“Tell the world we died for our country tell them we died with honor. Goodbye”

Message from someone in Libya

Sí se puede.

Momento en el que la plaza Tahrir se entera de la dimisión de Mubarak

2 comentarios

  1. Es important recordar que en dues d’aquestes revolucions, Tunisia i Egipte, ha estat molt important el paper de sindicats i moviments obrers. Durant molt temps han patit la repressió del govern, i s’ha afavorit la aparició de moviments Islamistes radicals, per a contraposar-se o confondre les organitzacions obreres, pero al final els ha sortit “el tir per la culata” i han perdut el control, precisament també per els mateixos moviments islamistes.
    No es tracta (només) d’uns moviments espontanis de internautes descontents, sinó que la organització social i clandestina ha permés aprofitar la situació i unir forces per a questionar la tirania.

    Una data curiosa: a Egipte, on s’estima que el percentatge de població que te internet es d’un 22%, una de les primeres mesures de la junta “militar de transició” és prohibir els sindicats i iniciar contactes amb els germans musulmans. La situació es molt complexa però desde els mitjans d’aquí no s’ha parlat gaire del paper dels sindicats egipcis en la caiguda de Mubarak.


  2. totalment d’acord lucaturilli, es va magnificar la plaça de Tahrir (on estaven el 99% dels mitjans) però es va dir de baixet que el país vivia les revoltes obreres més importants des de la seva descolonització ja fa mig segle. Les revoltes es transformen en revolucions quan són transversals i amalgamen a població molt heterogènia.

    “All classes in Egypt took part in the uprising. In Tahrir Square you found sons and daughters of the Egyptian elite, together with the workers, middle class citizens, and the urban poor. Mubarak has managed to alienate all social classes in society including wide section of the bourgeoisie. But remember that it’s only when the mass strikes started three days ago that’s when the regime started crumbling and the army had to force Mubarak to resign because the system was about to collapse.

    Some have been surprised that the workers started striking. I really don’t know what to say. The workers have been staging the longest and most sustained strike wave in Egypt’s history since 1946, triggered by the Mahalla strike in December 2006. It’s not the workers’ fault that you were not paying attention to their news. Every single day over the past three years there was a strike in some factory whether it’s in Cairo or the provinces. These strikes were not just economic, they were also political in nature.”

    Hossam el-Hamalawy, #Jan25 The workers, middle class, military junta and the permanent revolution, link: http://www.arabawy.org/2011/02/12/permanent-revolution/



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: