h1

Somnis de somnis

10 febrero 2011

Nunca había ido al Círcol Maldà, en la plaça del Pi. Escondido dentro de las galeries Maldà, es un teatro muy pequeño, una sala donde apenas caben veinte sillas, de paredes verdes y decoradas hasta el exceso con viejos cuadros de estilo entre académico y anticuado. Muy acogedor todo. La obra, Somnis de somnis, es una adaptación teatral de la novela de Antonio Tabucchi, donde Freud psicoanaliza los sueños de veinte artistas, de los cuales en la obra teatral aparecen cuatro:

  • Cecco Angiolieri, la contraparte rebelde de Dante: si yo fuese fuego, haría arder al mundo
  • Giacomo Leopardi, el pesimista y erudito poeta romántico: Hoy no envidio ya ni a los necios ni a los sabios, ni a los grandes ni a los pequeños, ni a los débiles ni a los poderosos; envidio a los muertos, sólo por ellos me cambiaría
  • Vladimir Maiakovski, el poeta futurista de la revolución bolchevique:

    "Cómo hacer poemas"

  • Fernando Pessoa, el portugués que trató su desorden múltiplo de personalidad a base de literatura: Ya dije que no quiero nada. ¡No me vengáis con conclusiones! La única conclusión es morir

Cada uno de los sueños sigue un esquema lineal, claro y sencillo, donde el artista va recreando su sueño mientras se va usando simultáneamente la labor actoral, la música en vivo y la proyección de imágenes en una pantalla traslúcida. El ritmo es pausado, tierno, juguetón y agradable, pero los clímax de Angiolieri y Maiakovski son preciosos, casi violentos, aunque nunca llegan a pasar de la raya. El aire tremendamente nostálgico de Leopardi emociona. La obra, en suma, despierta una ternura bastante particular, con cierta atmósfera de sombras chinescas o de teatro de marionetas. Quizá para mi gusto personal el estilo es demasiado intelectual, frío, como circense, en el sentido en que los actores actúan, como títeres manejados por el libreto del texto; personalmente me va más el estilo Stanislavski, salvaje, visceral, donde el actor se olvida a sí mismo y se fusiona con el personaje y deviene carne sobre el escenario. Pero si a mí, que me gusta más ese otro rollo, me encantó la obra y con una tremenda resaca, supongo que a vosotros os entusiasmará, de modo que no puedo dejar de recomendárosla. Comprad las entradas rebajadas de precio por aquí y disfrutad bien lejos del Teatre Nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: