h1

Creo que voy a llorar

31 enero 2011

De lo bonito que es: un movimiento genuinamente popular levantándose contra el dictador de un régimen siniestro, corrupto y torturador de tres décadas, pero no sólo eso, sino también poniendo en jaque a toda la partida de Risk que el Imperio Americano tiene montada en la zona, con los israelíes con los cojones por corbata porque van a perder a su autócrata favorito. Hasta Netanyahu, el primer ministro israelí, ha ordenado a sus ministros de no hablar a favor de Mubarak por lo contraproducentes que pueden llegar a ser esas declaraciones. Con Wikileaks, Guantánamo y ahora el fin de la excepción árabe, la narrativa de “derechos humanos”, “mundo libre” y “democracia” que podía justificar la tutela imperial se ha evaporado. Tampoco es que la justificara antes, pero el telón ha caído. Si las manifestaciones siguen en pie pidiendo la cabeza de Mubarak, sólo hay dos opciones: o el dictador se va o hay una represión feroz para mantenerse en el poder. Con lo primero, el Imperio pierde su aliado más preciado en la zona. Con lo segundo, ¿adónde van a parar las dulces palabras (DDHH, democracia, poder del pueblo) con las que se llena la boca el presidente de los Estados Unidos? Obama, ese vendedor de gases lacrimógenos a dictadores, ya puede estar devolviendo el Nobel de la Paz, al igual que Liu Xiaobo, ese “intelectual disidente chino” que justifica las guerras santas de Occidente. Es que vaya modo de disentir.

Es la primera vez desde la etapa colonial que el mundo árabe se autodetermina para alcanzar una democracia mediante manifestaciones callejeras sin el respaldo de Occidente.

“Marruecos no será la excepción”, entrevista a Mulay Hicham (tercero en la línea de sucesión en el trono de Marruecos y marroquí molón)

Mubarak ya ha enseñado sus cartas. Ha cortado Internet, la telefonía móvil y las retransmisiones de Al Jazzeera (la cadena de Qatar, muy aplaudida por su cobertura de las manifestaciones). Su policía, una temible institución muy corrupta y torturadora, ya ha dejado más de cien muertos. No ha podido declarar el estado de alarma porque ya lleva con él 28 años, pero es el único que respeta el toque de queda decretado. Tiene el Ejército con los tanques en la calle en cientos de controles. Pero resulta que el Ejército tiene mucho más prestigio entre la población que la policía y sintoniza con la calle, ya que el soldado raso, el que está allí, es tan joven y pobre como los manifestantes.

Pero Mubarak es listo y no quiere irse. Ha puesto a Omar Suleimán, el jefe de los servicios secretos (que aprobaba uno por uno todos los casos de interrogatorios estilo doctor Mengele de la CIA en el país), hombre clave en las relaciones entre los Estados Unidos y Egipto, de vicepresidente. Ha puesto en el gobierno figuras claves del Ejército, que se rumorea que ya tiene órdenes para tirar a matar. No sólo se asegura su sólido apoyo, les está diciendo: “si caigo yo, caímos todos”. Y esto es algo extremadamente peligroso para la “estabilidad de la zona“, es decir, el eufemismo occidental cuando se refiere a su capacidad de control de los gobiernos de la región. El petróleo, vital para Occidente, va subiendo de precio. El fantasma del islamismo radical, siempre agitado por los dictadores árabes para asegurarse el apoyo del Imperio al considerarlos un “mal menor”, ha resultado ser un bluf tanto en Túnez como en Egipto. Las rebeliones árabes son esencialmente movimientos cívicos y laicos basados en la indignación popular contra el mal gobierno, nada más. Aun con la represión, ignoran soberanamente (nunca mejor dicho) el toque de queda y están preparando una huelga general para mañana. Y en Túnez han superado las peores expectativas de lo que podían llegar a ser: ser un éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: