h1

Al rojo vivo: el síndrome Titanic

21 enero 2011

Made it, Ma! Top of the world!

No, no me refiero a la gran película de Raoul Walsh, White Heat (1949), con el enorme James Cagney y traducida como Al rojo vivo en España, sino al programa de debate de La Sexta recién estrenado hace unos pocos días. “Porque creemos en la política”, decía el presentador en el anuncio. Y yo, todo ilushionao porque soy ingenuo de nacimiento y después de que cerraran CNN+, me lo creí porque hace dos días vi el programa, una entrevista a Cascos que me salté más una tertulia sobre el importantísimo tema de… ¡la agresión al consejero murciano! Pues vaya, lo de siempre, el moderador sin moderar, los típicos tertulianos interrumpiéndose constantemente, discutiendo sobre un caso totalmente circunstancial, culpando siempre al otro bando de no sé qué cosas que nunca me quedaron claras. ¿Otro bando? ¡Si siempre estuvimos todos en el mismo barco! Parecen dos grupos de tripulantes enzarzados en estúpidas peleas sobre qué tipo de música debería tocar la orquesta del barco ignorando (y parece que casi deliberadamente) que nos estamos yendo directos a un iceberg. Lo podríamos llamar el síndrome Titanic: olvidarse de la visión general y dejarse llevar por estériles ytumasismos de rollo tribal.

Pero a diferencia del grupo PRISA, parece que a Mediapro realmente le pone mucho este síndrome, tanto que programa copias de El gato al agua de Intereconomía y pone de vicedirector de su periódico a Manuel Rico, que en su blog La Trinchera Digital plantea un discurso abiertamente belicista: Hay que ganar todas las batallas dialécticas de la vida diaria. Es preciso vencer y convencer en el trabajo, de copas, charlando con los amigos. Al fin y al cabo, la salvaje partición de la sociedad en dos les da pingües beneficios… La dicotomización de todo ha generado un particular equilibrio totalmente estéril, que no trae nada nuevo, que no innova y se estanca; que beneficia enormemente a los extremos, pero resulta que de hecho todos estamos en el medio. Detrás de un aparente dinamismo, sólo existe un impulso suicida hacia el iceberg por el cual es extremadamente fácil llevarse llevar, porque apela a nuestros sentimientos más bajos. Las “batallas dialécticas” de Manuel Rico sólo tratan temas totalmente circunstanciales -ahora toca el “despilfarro” que supone que el Senado, un ente totalmente inútil por cierto, refleje la realidad plurinacional del Estado- donde la respuesta sólo puede ser sí o no, de modo que el esquema dicotómico rechaza por definición los temas realmente necesarios e importantes, que requieren análisis un poco más profundos que el griterío. En estas “batallas dialécticas”, quizá terminará habiendo un ganador, pero al final, éste, como James Cagney en White Heat, sólo podrá terminar gritando “Ya lo conseguí, mamá! En la cima del mundo!” en una refinería de petróleo en llamas.

5 comentarios

  1. existeix una resposta, tot es parlar-ne, debatre, aprendre, fer, la qüestió és quins són els parametres, quina l’escala, quines les eines, quins els fins….


  2. Interesante concepto el del “síndrome de titánic”…
    però con matices…
    me resulta familiar este síndrome, sobretodo porque la filosofía belicista, dicotómica del blanco-negro, del todo-nada o del “o conmigo o sin mi” está inherente de forma periódica en la narrativa de este blog precisamente…

    Sin embargo, creo que en parte, en esta estructura devoradora capitalista actual en la que vivimos, que dispone de todas las armas de guerra a su favor: medios de comunicación, sistema económico, publicidad, cultura hegemónica…es NECESARIO radicalizar algunos argumentos de la CRÍTICA para que se escuchen bien alto y claro. Además, se dice que son argumentos radicales pero en realidad, considero que forman parte de la pura VERDAD. Una verdad encubierta.

    No estoy de acuerdo en que La Trinchera Digital toque temas circunstanciales. Soy seguidor/a de este blog y considero imprescindible para la democracia voces como esta, que visibilicen agendas ocultas, que remarquen nuestra atención en aspectos “menores” que nos intenta colar el sistema y que en el fondo, son de gran trascendencia: en relación al tema del senado, no he encontrado el artículo que define el despilfarro que ocasiona la representación de la realidad plurinacional en esta institución que, por otra parte, deberías ser REFORMADA YA.
    Aunque, teniendo en cuenta que hace 30 años que vivimos en una “imposición” del nacionalismo retrógado español que nos impide obtener mayores cuotas democráticas… lo veo difícil…
    Sí qeu he visto este: http://trincheradigital.com/?p=1587
    en el que defiende el estado autonómico…

    En la entrada de blog siguiente:
    http://trincheradigital.com/?p=1582

    pone en punto de mira un tema no menor. Éste debería ser tratado con urgencia por el ejecutivo, sobretodo en el marco nacional de avalancha de reformas desesperadas para atacar la incontrolable crisis económica.

    Para más información sobre “la cultura de la crispación” que existe en la actualidad, recomiendo esta lectura:
    Retórica o violencia: la sociedad incivil
    http://www.elpais.com/articulo/internacional/Retorica/violencia/sociedad/incivil/elpepiint/20110121elpepiint_11/Tes


  3. Estoy bastante de acuerdo contigo en el tema de la crispación por la crispación. Cada uno considera importantes unos temas y si cosas como “el gato al agua” tienen éxito, es por tener una fórmula ideada para mentes que necesitan ser adoctrinadas y para las que pensar por sí mismas genera un gasto excessivo de energía. Cuando vamos al cine a ver una peli estándar de acción, al final, en lugar de decir que “es un bodrio” decimos que es “entretenida” y en eso basa su éxito “el gato al agua” o “sálvame” o cosas por el estilo. buscan el griterío, la confrontación, el pelearse por el pelearse sin aportar argumentos, que eso obliga a pensar y es mas fácil dar la victoria al que más grita. Una sociedad sin cerebro requiere de television que les adoctrine, y hay mucha gente dispuesta a creerse lo primero que diga la tele.

    El sistema intenta colarnos un montón de cosas pequeñas, si, pero en el momento en que la crítica se hace sólo hacia las que intenta colar un color político, la voz crítica pierde su credibilidad y pasa a ser una máquina de propaganda. De todos modos, es bueno escuchar como habla de los temas cada uno, para luego poder comparar (aunque primero debemos encontrarlos) argumentos y posicionarse en lo que uno crea.


  4. cierto, la pluralidad es básica para una democracia; el problema es que lo que se vende como pluralidad en debates como 59 segundos entre tertulianos de PP y PSOE no es más que un consenso de facto con ciertos matices más estéticos que otra cosa.


  5. […] tribal tan español, que fundamenta el nacionalismo, el fútbol y la política bipartidista del ytumasismo y si tú no fueras tan americano, yo no sería tan ruso. He aquí el hombre, dijo Poncio Pilato y, […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: