h1

Sobre el peligroso estalinismo de la sociedad actual

28 diciembre 2010

En la primera época [de la glasnost] Gorbachov buscaba ávido en la prensa “signos de que el país comenzaba a ponerse en movimiento, de que sus constantes llamamientos a que la gente se sacudiera el letargo y se pusiera a replantear la vida por fin encontraban eco”, recuerdan sus colaboradores.

Rafael Poch, La gran transición. Rusia (1985-2002)

Más que estalinismo, brezhnevismo, que es su consecuencia natural: el terror estalinista purgó el espíritu valiente y dinámico y primó el arribismo carrerista e hipócrita basado en la autocensura, en proclamar el amor al Gran Líder en público ocultando las ideas más personales que quizá podrían ser más fértiles. Después de Stalin, esto terminó por configurar una sociedad muy conservadora, hiperburocratizada, esclerótica e hipócrita, incapaz por lo tanto de sumarse a las iniciativas aperturistas y democratizadoras que venían de arriba, del “monarca absoluto que animaba a desacralizar su propia figura”, Gorbachov.

Salvando las distancias, las empresas que venden sus productos en el actual mercado político de masas, los partidos políticos, igualmente desconectados del sentir popular, sufren de la misma parálisis como organización, donde espontáneamente se favorece el arribismo y no la calidad personal como gestor público. La hiperburocratización ha desarticulado la sociedad civil que, como la soviética en su tiempo ahora prioriza mucho más la comodidad material por delante de las libertades políticas. Esta despreocupación conformista, unida a la firme voluntad del neoliberalismo de demolición del Estado socialdemócrata (erigido en pensamiento único ahora que el socialismo real no ejerce de contrapeso como alternativa sistémica), está carcomiendo los fundamentos del sistema actual de modo peligroso.

En la misma línea, los intentos democratizadores y aperturistas de los políticos reformistas (ICV,CpC) para fomentar la participación ciudadana son sintomáticos de su visión cerrada, incapaz de salir del propio contexto de mercado político de masas, que recuerda a las curiosas propuestas de ciertos intelectuales soviéticos renovadores de fomentar la iniciativa privada de modo forzado y desde la Administración¿Es que la democracia abierta se tiene que reducir a elegir entre bulevar y rambla para la reforma de la Diagonal? Pero rizando el rizo, la propia sociedad rechaza estas iniciativas desde dentro en su extremo conservadurismo y decide abrazar los programas políticos que le permiten seguir adormecida en el sofá.

Obra sólo como si la máxima de tu acción fuera a tornarse por tu voluntad en ley universal. Immanuel Kant

Al igual que la sociedad soviética, nos tenemos que sacudir el letargo en el que nos sume la particular narrativa social actual –be stupid– y empezar a movernos. En la dirección de Kant: según aquellas actitudes que si todo el mundo las adoptara todo sería bonito y molón. Dejar de delegar nuestra responsabilidad política en parlamentos, nuestra responsabilidad educativa en escuelas, nuestra responsabilidad emocional en gabinetes psicológicos y afirmarnos como auténticos ciudadanos libres y no como grises bloques del rebaño. Dejar de abdicar como espíritus libres.

Dos cosas stupid. No deja de ser curioso que las drogas que se prescriben legalmente (Valium, Prozac) o son legales (alcohol) ayuden a sobrellevar una vida gris, triste y monótona en un letargo de pseudofelicidad, mientras que las que expanden la mente y nos ponen a prueba siguen ilegales. Ah, y ahora CNN+ pasará a ser Canal Gran Hermano 24 horas. Perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: