h1

Katalanische Realpolitik (3): no votar es de idiotas

26 noviembre 2010

Al final, el ciudadano delegó toda acción política en el voto. Después, dejó de votar.

El partido del próximo presidente de la Generalitat, CiU, tiene un oscuro historial por lo que respecta a casos de corrupción (casos Banca Catalana, Turisme, Treball, Kio, Grand Tibidabo, Hisenda, Palau y Pretoria). El cas Palau, el más reciente y flagrante, consiste en financiación ilegal de CiU a través de la fundación del Palau de la Música, por la que CiU pedía generosas subvenciones en Madrid y su tesorero cobraba Millet y la fundación Trias Fargas mediante. La única acción de Artur Mas ha sido de cambiarle el nombre a la fundación de CiU. Ninguna declaración pública para rendir cuentas a la ciudadanía. Igualmente, a Mas le ha salpicado un caso de evasión fiscal a gran escala de la cuenta de su padre, de la que él es beneficiario.

CiU cuando gobernó lo hizo en términos muy parecidos a lo que fue la democracia cristiana italiana, la cual se estableció a base de unas redes clientelares a lo largo del territorio italiano, con unos comportamientos caciquiles que reflejaban una corrupción generalizada. CiU no es la democracia cristiana italiana, pero tiene algunos elementos comunes con ella. (…) CiU, ha utilizado la bandera catalana –la patria catalana, la definían- para fines financieros partidistas y personales.

Vicenç Navarro, Las próximas elecciones autonómicas

  • A esto le añadimos actitudes políticas que rayan lo nazi (literalmente) con el caso del ayuntamiento de Vic, que denunciaba a los inmigrantes empadronados sin papeles a la Policía. El PSC se desmarcó, pero CiU lo avaló: era un flagrante ataque a las libertades públicas. Primero fueron a por los inmigrantes, pero como yo no era inmigrante…
  • A esto le añadimos actitudes respecto el tema nacional ambiguas, traicioneras y débiles. ¿Concierto económico? Vamos, Mas, ¡no me jodas!
  • A esto le añadimos políticas económicas neoliberales, como las que han arruinado Argentina, Irlanda o Islandia
  • A esto le añadimos el uso descaradamente propagandístico y manipulador del periódico más leído de Catalunya, en una tradición de dudosa reputación liberal y poca deontología. En USA, los periódicos especifican claramente el candidato que apoyan (como pidió Maragall hace unos años)

Vaya, que CiU no es más que la versión en catalán del PP. Por otra parte, el PP ha decidido fabricar un discurso intensamente xenófobo y el PSC, un discurso esencialmente conservador (“no queremos aventuras”), lejos del catalanismo, pero sin renunciar a la socialdemocracia.  Son claramente dos decisiones hechas a partir de los resultados de sus encuestas internas. ¿Qué es lo que piden mis votantes? ¿Cuál es su perfil? Etcétera. Como si fueran Telefónica y sus encuestas de satisfacción del cliente.

La democracia representativa actual no es más que un mercado político de masas, donde sólo podemos votar opciones prefabricadas (hay excepciones, como el asamblearismo de ERC o la construcción totalmente participativa del programa político de ICV, que pide listas abiertas). Esto es frustrante para el ciudadano, pero es una realidad que tiene que ser asumida. Plantear el no-voto (blanco, nulo, abstención, partidos frikis) como una crítica al sistema es una solemne tontería, porque es darle al voto una complejidad que no tiene. Votar sólo significará, como máximo, políticas un poco menos neoliberales y más sociales y democráticas durante cuatro años. Ahora bien, la verdadera acción política está en la calle y siempre estuvo allí. Nunca se marchó. Simplemente somos nosotros que nos hemos creído la propaganda y dejamos a la acción política de lado, nos sentamos en el sofá y fumándonos un cigarro, vemos por la tele información manufacturada que nos confirma que la política es una mierda, claro está, pero esta mierda sólo continúa si tú sigues sentado en el sofá y no saltas para cambiarlo. Lo más irónico de todo es que tú eres el gran perjudicado de tu propio letargo.

Yo voy a coger el papelito donde pone ICV y lo meteré en la urna de cristal. Lo llaman elegir a tu representante. Lo llaman fiesta de la democracia. Pero esto es algo que sólo pasa cada cuatro años. Durante todo este periodo, ¿qué puedo hacer yo como ciudadano? ¿Cómo luchar? ¿Cómo moverme? ¿Cómo cambiar esta mierda por algo mejor?

3 comentarios

  1. Que el vot no té complexitat és el que no s’han cansat de repetir per no voler veure, amb tota la intenció del món, que la democràcia representativa allunya les persones de la política (o la política de les persones). Millor votar a alguns partits que a uns altres però, no el vot no és una forma de legitimació del sistema actual?


    • carla,
      per mi no. En el moment que és posar un paperet cada quatre anys en una urna de vidre, no. Es legitima o no el sistema actual amb la feina del dia a dia, no amb un míser vot.


  2. En fin, CIU ha arrasado, empecemos a hacer oposición desde ya!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: