h1

Democracia y Masa

19 noviembre 2010

El problema de la democracia no son los políticos, son los ciudadanos, que aunque haya opciones mejores y más baratas siguen usando el Windows de Microsoft, viendo a la Esteban por Telecinco, leyendo a Coelho, votando al PPSOE y etcétera. Los partidos buscan insistentemente la centralidad mediante encuestas y sondeos y deciden su programa político en función de esto… En Estados Unidos hasta parece que el libro del intelectual está escrito pensando en venderlo al máximo número de personas posible… Pero en esos momentos viene en la mente aquella frase de David Simon, el creador de esta grandísima serie, the Wire:

Fuck the average viewer.

Que se joda el espectador medio. Que se joda el votante medio. Que se joda el lector medio. Que se joda… la persona media. Focalizarse demasiado en la mediocridad, en la normalidad, en la bajeza del hombre-masa, de momento ha sido a nosotros a quiénes ha jodido, porque nos ha estancado en la nada. Berlusconi, el dictador italiano, es un gilipollas y por lógica así tienen que ser también sus votantes. Es su responsabilidad votar a no-gilipollas. Ahora no hay excusas. Pero es la rebelión del hombre-masa, ése que se ha convertido, espontáneamente o no, en el mejor cliente del turbocapitalismo, porque aquí es mayoría y por lo tanto producir su producto preferido es la mejor forma de maximizar beneficios.

El alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho a la vulgaridad y lo impone donde quiera.

José Ortega y Gasset

Al margen de correcciones políticas, existe un tipo de aristocracia espiritual que sí es legítima y no es simple esnobismo, porque encarna la voluntad de ir hacia algo mejor y éste es un valor realmente bonito, reivindicado por Ortega y por Nietzsche y tantos otros. Pero ahora mismo no existen estructuras sociales que promuevan este valor, sino que el actual canon social es un hedonismo estúpido y nihilista que precipita al individuo a la deriva hasta abandonarlo en el equilibrio más estable e inmóvil: la muerte espiritual. Pero si examinamos a cada individuo uno por uno, veremos a gente despierta, activa y con ganas. Son las estructuras, las dinámicas sociales colectivas, que nos empujan a ser hombre-masa. Se pierde todo rastro de individualidad.

La Ilustración planteó su proyecto de la modernidad reivindicando este derecho tan nietzschiano, pero lo llevó a cabo desarticulando una a una las tradiciones y las estructuras sociales que creía que eran la esclavitud del individuo: reivindicando la libertad de religión, de pensamiento, sexual, ideológica, para permitirle desarrollarse libremente y convertirse en el ciudadano de su república utópica. Pero creyendo liberar al ser humano, lo dejó sin canales por los que su espíritu pudiera discurrir. Estas tensiones, estos dinamismos, encarnan la esencia del ser humano y si desaparecen, ¡muerte! Como dijo Nietzsche, hay que tener el coraje del león para romper las viejas tablas de la ley y traer de nuevas. Hemos roto las viejas, sí, pero dónde cojones están las nuevas?

De hecho, aquí radica la diferencia fundamental entre el Imperio Romano y el Antiguo Régimen:

  • en el Imperio Romano, sólo quedaban las estructuras viejas y rígidas contemplando su propia decadencia y los ciudadanos como público pasivo del colapso.
  • en el Antiguo Régimen, la burguesía se organizó como sector social cuando las estructuras sociales ignoraban esta misma realidad y con sus reivindicaciones y su lucha, terminó reorganizando la sociedad y salvándola del colapso, construyendo nuevas estructuras que canalizasen esta vez sí la creatividad y la fuerza espiritual de los hombres.

Ahora son estas estructuras las que están rígidas y viejas. Ahora toca cambiarlas: una sociedad, energéticamente y alimentariamente independiente, desde abajo hacia arriba con múltiples y dinámicos niveles de organización.


8 comentarios

  1. Me estaba acordando de Nietzsche desde la primera línera y me he sentido reconfortado como lector cuando he leído su nombre hacia mitad de la entrada.

    Me gusta como has escrito lo que has escrito. Y tu optimismo final [del que yo carezco]. Es cierto que la igualdad de la masa es una igualdad por abajo, de muy bajo perfil, de los valores más bajos. Es la mediocridad que condena la ingratitud de los que “destacan” por encima de ese umbral.

    Un saludo, Parvulesco,


    • ¡Gracias! Soy optimista porque lamentablemente no nos queda otra opción… Para mí ser pesimista es un privilegio.
      Un saludo,


  2. Compte amb el menysteniment cap al conciutadà de Nietzche (com a critica pròpia he de reconeixer que directament encara no ens hem trobat).

    Perque si ve la més alta col·letivitat té per fi el més pur individualisme, l’estructura que el sustenta si que ha de satisfer unes necessitats promitg que fa la vida conjunta possible (proporcionar les facilitats perque cada persona vesteixi, mengi, habiti, treballi , dormi , copuli i jugui d’acord amb una unitat comú com deia aquell).

    No em d’anyorar una aristocracia espiritual sinò una profundització del ser. El in medio virtus.


    • ofont, quan parlo d'”aristocràcia espiritual” em refereixo precisament a una profundització del ser. No hi vegis elitismes esnobs ni res…


  3. El que trobo curiós és que enmig de la grisor de la igualació (que no igualtat) social “a la baixa” l’individu cada cop és més egoísta i centrat en ell mateix. Potser sigui això el que ens ha fet perdre la profunditat espiritual, les ganes de ser valents (i ara no se m’interpreti com a element de campanya de cert partit polític) i les ganes de millorar mentre som conscients de les nostres manques.

    Parvulesco, ma mare és (bé, fins al juny ho era) mestra i la meva parella també i veient no només la canalla, sinó els pares, em costa molt arribar al teu nivell d’optimisme social.

    Penso que en el cicle social que ens porta d’èpoques en les que es tendeix a la llibertat i èpoques en les que es tendeix a cercar estabilitat (i molts cops, totalitarisme/feixisme) ara amteix el personal està més enfocat a cercar una època totalitària en la que pensi algú per nosaltres i ens faciliti la vida per a poder seguir mirant-nos el melic. Potser amb sort en un temps algú recordarà “V de vendetta” i tirarem de nou (com als 60 mons pares) cap a la recerca de la llibertat.


    • Bon dia Maurici,
      Estic totalment d’acord amb el narcisisme que exposes però crec que peca de superficial, espero que no em malinterpretis, perque com amb l’Oriol quan critico un punt és perque estic d’acord amb la resta, cas contrari l’envio a cagar.

      Al meu parer no són les époques el que marquen l’historia, sinó el grau de pressió, la tibantor social que fan els marginats com els teus pares als 60 davant la resta, la major part de gent que continua al seu ritme d’interessos individuals (amb tota l’admiració cap als teux pares en el paper de marginats). Són les diaspores les que marquen la diferència, que aconsegueixen el suport timit d’una majoria silenciosa o xiuxiuejant per a provocar els canvis.

      Repensant el paradigma sortim d’aquesta impotencia que ens envia cap al narcissisme per trobar-nos en el fruir personal (l’intentar ser nosaltres amb la resta) i així, entenc, és com es gesten els canvis, que avui ens són tant necessaris.

      Salut!


  4. Bones ofont,

    Vista com estava espanya als 60, crec que mons pares de marginats en teníen poc, el personal en general tampoc estava per tirar cohets que diguem, ells encara tingueren la sort de poder anar a la universitat. Els canvis polítics els fan qui poden menjar, qui no pot, no es preocupa per això.

    Les minoríes per si mateixes pocs cops aconsegueixen canvis importants.

    Bon punt el del narcisisme, prometo pensar-hi quan no tingui personal estirant de mi per tocar el dos!!

    Bon cap de setmana (ja vaaaa, ja vaaaaa)


    • Sento haver utilitzat un llenguatge agressiu.

      Potser les preses m’han fet escriure marginat quan el concepte seria marginal, en el sentit del marge, perque el moviment dels 60 era marginal com abans ho eren els beatniks, com qualsevol altre. Després hi ha com he comentat els silencis i els xiuxiuejos favorables, que adopten certs posicionaments.

      Marginal no implica pobre, és fora de la mitjana, al marge, exclós, negat o rebutjat pel poder fàctic. I a Catalunya en tenim un bon exemple amb els barris obrers als anys 60-70 de com la marginalitat (podriem dir activa) fa canviar les coses.

      Respecte l’ordre de prioritats necessitats bàsiques- bé comú posar dos exemples Noubarris i l’ecologisme dels pobres de Sudamèrica.

      Molt bon cap de setmana a tu també!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: