h1

Otegi: “Nuestra posición con respecto a una solución pacífica y democrática del conflicto es irreversible”

17 octubre 2010

Después de dos intentos de entrevista frustrados por el Gobierno, El País consigue contactar con Otegi, dirigente de la izquierda abertzale, y éste es su esclarecedor titular (e insólito, por impropio de El País): “La estrategia independentista es incompatible con la violencia armada“. Resulta que:

  • Otegi está preso desde hace un año, sin aún haber sido juzgado, “por intentar reorganizar la cúpula directiva de la ilegalizada Batasuna” (sic), es decir, Otegi es un preso político.
  • Hasta su detención el pasado año, Otegi se había dedicado a liderar una nueva estrategia política, pacífica y democrática, con el apoyo total de las bases abertzales. El Gobierno detuvo a Otegi cuando vio que sus ideas empezaban a triunfar.
  • En este contexto hay en vigor una ley tan arbitraria como antidemocrática como la Ley de Partidos, votada, entre otros, por PSC y CiU. El Comité de DDHH de la ONU ha acusado de tener en el Código Penal una definición demasiado amplia de terrorismo, con el consiguiente ataque a las libertades civiles.
  • Igualmente, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos ha sentenciado al Estado Español, una vez más, por no haber investigado suficientemente las torturas, probadas, sobre sus propios ciudadanos.

Con ésas que se percibe la tónica general de los comentarios a la noticia de Otegi, que es un escepticismo visceral, como un belenestebanismo compulsivo, basado en repetir los mantras que les han hecho llegar los propagandistas habituales. Hablan de condenar la violencia armada, etcétera, etcétera, de treguas trampa e idioteces similares. Lo que hay delante de nuestros ojos, la dura realidad que muchos no quieren reconocer, es un Estado que, como tal, intenta ejercer el monopolio de la violencia legítima (Weber) pasando por encima de garantías democráticas y derechos humanos, y una enorme masa ignorante aplaudiendo sus excesos con las orejas. ¿Dónde está el espíritu crítico y cívico? ¿A qué viene esta docilidad ante el poder? Obviamente los etarras con delitos de sangre tienen que ir a la cárcel, pero otra cosa es el proyecto político.

En un Estado, siempre hay violencia: detenciones y secuestros en las cárceles, pero legales, porque la comunidad política los considera legítimos. Pero si la comunidad política es secuestrada a su vez por opiniones de una mayoría vociferante y que carece de espíritu crítico, nos precipitamos a la dictadura.

Además de que, detrás de la persecución política de la izquierda abertzale, está también la voluntad firme de que ésta abandone el cuestionar el actual modelo de Estado. Un Estado-nación que nunca fue nación compacta por el fracaso histórico de la España borbónica, y que ahora ha roto el pacto constitucional con Catalunya, según la interpretación ultranacionalista y regresiva del Tribunal Constitucional. A España le quedan cuatro telediarios.

2 comentarios

  1. les coses sembla que s’acceleren en els últims temps, espere’m bones noves en breus, per a tot el demés fa temps que tenim Aralar.
    I tantmateix es tant el que cal superar…


  2. [Usted, autor/a del blog, no se mueva. Voy a hacer una llamadita a la Audiencia Nacional para ver si podemos encausarle por el delito “apología del terrorismo”].

    ¿Cómo no estar de acuerdo con lo que planteas y cómo lo planteas? El nuevo escenario post-tregua parece que apunta a que una parte deja de ejercer violencia (tangible) mientras la otra, aprovechando que mira para otro lado, continua con la suya (más intangible o más disimulable de cara a su opinión pública).

    Esta tregua es la última. Todos los que vivimos aquí lo sabemos. Los que lo reconocemos estamos esperanzados antes los nuevos escenarios que pueden abrirse y los que no siguen inmovilizados, atemorizados por ese hipotético cambio. Por eso, de momento, siguen negando con la cabeza, por eso, de momento, mantienen a Otegui en la cárcel, por eso, tantas cosas que están pasando sin que lo parezca…

    A todo esto, el fasci-rumiante-post-party Basagoiti ha dicho que a Otegui, por lo que se deduce de sus palabras en la entrevista, le está sentando muy bien la cárcel, pero que todavía necesita estar muchos años allí para que le siente todavía mejor. ¡Hace falta ser fascista, en el peor sentido del término, para escupir semejante mierda! En fin…

    Un saludo



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: