h1

¡Abajo las drogas! (dijeron los del sótano)

7 octubre 2010

Para los que no han visto The Wire, la legalización de las drogas puede ser un tema espinoso. Pero desde un punto de vista económico, sólo puede verse que mantener la actual situación es una ruina. Está basada precisamente en la solemne idiotez de no reconocer que siempre habrá demanda de consumo de droga, de la creencia de que ésta puede, por lo tanto, ser eliminada por completo en algún momento. Pero si siempre habrá demanda, siempre habrá oferta. Y si se decide poner al margen de la ley a la oferta, ésta terminará vinculándose con otros aspectos ilegales mucho más graves: corrupción y violencia (homicidios, robos, etcétera). Igualmente, si se decide poner al margen de la ley a la demanda, se está marginalizando a todo un colectivo social; en este aspecto, estamos delante de un problema de salud pública y debe ser tratado como tal. Y como cualquier estudio puede indicar, marginalidad provoca más marginalidad y la ilegalidad de las drogas no es en ningún caso solución.

Un problema de salud pública, la drogadicción, que, irónicamente, es consecuencia directa de la ideología del hiperconsumo, pilar fundamental del capitalismo postmoderno… El problema de fondo es que no hay responsabilidad en el consumo: y esto se aplica a coches, ropa, móviles y también drogas, pero las últimas no son un caso aislado. Ilegalizar las drogas sólo tiene sentido en una sociedad que no sabe consumir responsablemente.

Pero es que la ilegalización de las drogas no sólo genera marginalidad y violencia, sino que también es un enorme gasto inútil de dinero – nunca se había gastado un billón de dólares (sólo en Estados Unidos, desde los años setenta) con tan escasos resultados:

  • detener a las bandas callejeras (20.000 millones) que vuelven a aparecer
  • campañas publicitarias para los jóvenes (33.000 millones) que no tienen ningún efecto
  • policía contra el narcotráfico (49.000 millones) pero las fronteras siguen siendo un coladero
  • detener a 37 millones de consumidores no violentos (diez millones de ellos por marihuana; 121.000 millones) y tenerlos en la cárcel (450.000 millones), donde se ha demostrado ampliamente que el tiempo en la cárcel aumenta el consumo de drogas (marginalidad genera marginalidad).

Parece que todo esto es simplemente un circo para justificar la violencia del Estado, en forma de policía antidroga y de cárceles, a costa de nuestros impuestos. La mitad de los presos en las cárceles españolas están allí por delitos relacionados con las drogas; otro porcentaje debido a drogas más pequeños robos. ¿Qué pasaría con las cárceles y la policía entonces si se legalizaran las drogas? En California, habrá en el próximo mes un referéndum para legalizar a la marihuana, que representa un 60% de la producción de los cárteles mejicanos. ¿Qué harán si es legalizada?

3 comentarios

  1. i k passaria amb la seguretat social…caldria k akesta cobris a la penya k s droga legalment?

    a mi no em ve gaire de gust haver d’afluixar la mosca simplement per la penya “been across the desert on a horse with no name”…

    pregunto…hi ha algun estudi k compari els beneficis de no lluitar contra la droga, obtenir-ne beneficis en forma d’impostos…i les pontencials despeses en forma de salut publica?

    kina es la situació actual? ki paga per la penyaka k es posa “high as a kite” i s’estreya=…i pels tractaments de detox?

    k caldria fer seguint akest raonaments amb la peya k te un “capricornio, eh doctor?” de pulmó? o k li pilla una embolia x masses cafes? o un infart per masses bigmacs”…slipery slope…

    una abraçada crak? ja has decidit on niras amb la pasta dels capitalistes terroristes?


  2. Los datos que aportas son devastadores. ¡Lastima que a mí no tuvieras que convencerme!

    A tu frase “ilegalizar las drogas sólo tiene sentido en una sociedad que no sabe consumir responsablemente” yo le añadiría el componente lúdico, de expansión mental, de felicidad, que aportan algunas drogas consumidas responsablemente. Y esa evasión interior, papá-estado no puede tolerarla, por su incapacidad de control.

    Un placer leerte. Un saludo,


  3. Lizard King…
    llegeix-te el segon paràgraf… precisament els problemes que tu comentes són d’una societat hiperconsumista… La legalització de les drogues ha d’anar acompanyada d’una cultura del consum responsable… a més que t’estàs referint en una situació hipotètica en la qual la legalització portés el consum a extrems estratosfèrics i de manera irresponsable… ara la drogadicció ja té cobertura sanitària que paguem tots, a més de totes les infrastructures estatals addicionals que com he dit per mi que no serveixen per res… així que el resultat és estalvi

    Jose,
    ¡muchas gracias! se hace lo que se puede. Acabo de leerme tu pieza de teatro sobre el constructivismo y es más que original



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: