h1

Inception mola

17 septiembre 2010

Como persona a la última que soy, fui corriendo (literalmente) al cine el pasado martes a ver Inception, de Chris Nolan, que ya llevaba estrenada hace como un mes. La única expectativa que tenía al respecto es que sería complicada, pero después de pasarme dos horas y media delante de la pantalla grande y cuatro días digeriéndola lentamente, como se tiene que hacer, la película no es que sea complicada. De hecho, no es más que una película de acción a la americana pero con elementos oníricos, elementos que Nolan sabe desplegar muy bien para construir el marco en el que hará discurrir la acción.

Me lo pasé genial mirándola. Para mi gusto, quizá hay demasiado de esta acción tan chorreante de testosterona que les gusta a los americanos paletos, acompañada de frases vacías rollo cómomolo, mientras que hay demasiado poco juego con el tema de los sueños, de potencial infinito. ¿Dónde van a parar las construcciones paradójicas de Gordon-Lewitt? Sólo ocupan pocos fotogramas. La fortaleza de hielo no tiene nada de surreal, ningún juego onírico, cuando de hecho es el último nivel del inconsciente del heredero.

Mi intuición masculina me dice que tanta acción a la vietnamita fue imposición de la productora. Se nota que el guión es extremadamente personal, creativo y fresco [de hecho, Nolan estuvo ocho años preparándolo y es el único que lo firma]; el juego con la mente y en la mente y sus múltiples niveles, que a veces evoca una experiencia lisérgica [seguro que Nolan ha tomado elesedé más de una vez], la confusión de personaje y espectador, recuerda a otros trabajos como Memento y algunos momentos de El caballero oscuro. Para mí, la enorme taquilla de esta última película fue el aval de Nolan para que la productora le soltara tanta pasta para un proyecto tan personal, aunque impuso también sus condiciones: más acción y menos profundidad.

Profundidad, precisamente esto es lo que me falta en la película. Y me sabe mal, porque parece desaprovechada. ¿Dónde se desarrolla la potencia de personajes como el Falsificador o el de Ellen Page? ¿Por qué no se elabora más la confrontación final con la esposa de DiCaprio y el lugar donde ocurre, el Limbo? ¿Por qué no aparece más el cuerpo espectacular de Marion Cotillard? Unos personajes planos (excepto DiCaprio, claro, ¿o será que es él, que es un gran actor?), típicos de una producción americana en plena dictadura del productor sobre el guionista, no permiten que se explote toda la tensión dramática que puede haber y esto, en estos tiempos, es un crimen estético; lo que la distingue de Vértigo (sí, exacto, Hitchcock, toma ya comparación), lo que la convierte en una buena película (en la que se puede saltar sobresaltado por tanta emoción), pero no en estas películas infinitas en que uno termina sin camisa y al revés o, mejor, corriendo desnudo por los pasillos del cine gritando: “¡espectacular!¡es espectacular!”.

Pero bueno, la acción a tres niveles surreales, cada uno con su tempo, es alucinante y tiene que ser vista en el cine: una entrada no cuesta más que un cubata de garrafón, así que no lo desperdicien labrándose la resaca del mañana, hagan un poco de cultura y flipen un poco.

Chris Nolan: "Me estoy metiendo en tu cerebro"

Ah, y no importa si la peonza cae o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: