h1

Los contrarios a la reforma de la Diagonal son cómplices de Israel

3 junio 2010

Cómo hacer una chapuza y, de paso, un acto de guerra

Como argumentaba aquí, la economía europea depende en gran medida de la existencia de Israel y del desempeño del catódico juego de roles de poli malo -Israel-  y poli bueno -Europa+USA- en el esencial control de la zona de Medio Oriente. En el momento en el que el 33% del consumo energético europeo viene del petróleo (al que Israel nos facilita el acceso), el genocidio palestino es necesario para el mantenimiento de nuestro actual nivel de vida: es preciso tener en cuenta este hecho a la hora de tomar decisiones políticas. Horst Köhler, flamante ex presidente alemán, hizo lo justo comentando que la presencia de la Bundeswehr en Afganistán era por sus recursos naturales. Los alemanes, al usar estos mismos recursos naturales consumiendo o conduciendo el coche, están aceptando la guerra de invasión y ocupación de Afganistán.

Igual que hicieron los que se opusieron a la reforma de la Diagonal, que como comentaba aquí se oponían de hecho, de manera totalmente irresponsable, a un nuevo modelo de ciudad sin coches, menos dependiente del petróleo y por lo tanto no tan fundamentado en el genocidio palestino, del cual los contrarios a la reforma sí son cómplices. O se cambia el tejido económico en nuestras sociedades o se es cómplice de los crímenes de Israel.

Fuente: Economist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: