h1

Trilogía sobre la Cleptocracia: 1, la situación que todos ya conocemos

3 mayo 2010

Uno de los peores cleptócratas

Qué mala persona es John Paulson. Este individuo es quién participó en el diseño de las collateralized debt obligations que hábilmente enmascararon el alto riesgo de las hipotecas subprime (las famosas e impagables hipotecas ninja del mercado inmobiliario estadounidense) que ofrecía el banco Goldman Sachs y después desde su hedge fund se dedicó a apostar contra ellas y contra los mayores bancos británicos, grandes poseedores de CDO. De este modo ganó más de 10 millones de dólares por día en el 2007, más que JK Rowling, Tiger Woods y Oprah Winfrey juntos.

Es como si un concesionario de coches (Goldman) permite a un mecánico (Paulson) manipular los frenos de los automóviles que vende, y luego el mecánico suscribe seguros de esos coches. Lo más probable es que los coches se estrellen. Y que él se forre.

La US Securities and Exchange Comission (SEC) acusó a Goldman Sachs en una demanda civil (sin posibilidad de cárcel) por no citar a Paulson (el mecánico que apostaba contra sus propios coches) en la información sobre las CDO sintéticas y por tanto de haberse enriquecido en el mercado de bolsa apostando contra unos bonos basura diseñados ad hoc para caer y que habían vendido a sus propios clientes. Algo que Lloyd Blankfein, el jefe de Goldman, lógicamente niega, en contra de lo que dicen sus propios mails. Este timo, como todos sabemos, propició un efecto dominó global que hizo perder un montón de dinero a los bancos privados (y a los pequeños inversores y pensionistas mediante fondos de inversiones), hoy gestores del flujo de dinero de nuestra sociedad, y creó la crisis de confianza financiera que ha sumido en recesión a las economías de los Estados en el momento que se ha dejado de dar crédito.

Unos Estados que ahora mismo se encuentran en una delicada situación financiera, ya que ahora los mercados no les compran los bonos de deuda pública que necesitan para seguir funcionando, siguiendo las calificaciones de las risk rating agencies como Standard & Poor’s. Aunque el Reino Unido tiene una gran deuda pública, mayor que España de hecho, es más fácil que la pague debido al potencial de su economía. El peor parado aquí de todos los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia, España; las economías más vulnerables según el Financial Times) es Grecia, que debido a su gran déficit económico deberá afrontar un durísimo programa de ajuste presupuestario, es decir, el desmantelamiento de su Estado social.

Éste es el panorama, al que se tienen que añadir algunos puntos.

El actual secretario del Tesoro de los USA es precisamente Hank Paulson, el ex jefe de quién empezó todo esto, Goldman Sachs . Y es que la connivencia entre organismos reguladores y agentes regulados es máxima.

Grecia se dedicó a ocultar sus problemas económicos (sobre todo para poder entrar al euro) con datos falsificados con la ayuda de ¿quién?, sí, de Goldman Sachs.

Los bancos financieros han tenido que ser rescatados con un ambicioso plan de rescate, diseñado precisamente por el ex de Goldman, y que llega hasta los 8,6 billones de dólares, prestados al 1%. Estos bancos ya están especulando otra vez, ahora con materias primas.

El FMI y la UE, controlada por Francia y Alemania (los dos países con más bancos poseedores de deuda pública griega) han ido posponiendo descaradamente el plan de rescate griego (para beneficio de sus propios bancos), que será de 110.000 millones de dólares al 5 % a cambio de un durísimo plan de ajuste, que hipotecará al país durante muchos más años. Ni que fuera un banco. Y aunque prestar a un porcentaje superior al crecimiento del PIB sea un suicidio económico.

The answer is that S&P – and the two other leading credit-rating agencies, Moody’s and Fitch – have been endowed with enormous authority by governments, central banks and regulators. They are the gods of the credit markets, and made so by fiat of the Bank of England, the European Central Bank, the US Securities and Exchange Commission and so on.

Robert Peston, Rating Agencies: who made them so powerful?

Ya en el 2003 se puso en entredicho la legitimidad de las agencias de calificación (ya que podía haber conflictos de intereses), unas agencias que dieron a los bonos basura la máxima calificación y ahora, a Grecia, de un BB+. En todo caso, ahora acumulan un gran poder, según Peston por culpa de la confianza otorgada por los gobiernos. Claro que el encargado de la Secretaría del Tesoro es el ex jefe de Goldman Sachs, pero esto seguro que no tiene nada que ver.

La situación es la que todos conocemos: los bancos siguen con sus dinámicas, mientras que las economías más vulnerables de Europa tienen que apretarse el cinturón en su consecuencia directa. Pero, y aquí está lo central, es que los bancos financieros son el pilar del sistema, mientras que la economía griega o española sólo son pequeñas y malas empresas a nivel financiero. Aquí son irrelevantes los conceptos de democracia o soberanía nacional: es el mercado el que dicta el programa de ajuste, un programa que se adaptará a las propias dinámicas de la nueva clase opresora, la cleptocracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: