h1

Occidente necesita a Israel e Israel, el genocidio palestino

16 abril 2010

Al otro lado del muro... (grafiti de Banksy)

Está el preguntarse por qué se toleran a Israel las vulneraciones sistemáticas de 35 resoluciones de la ONU o las violaciones de los derechos humanos del pueblo palestino o la violación de la convención de Ginebra o el uso de armas químicas de destrucción masiva (como el fósforo blanco) en la última invasión de Gaza o la subyugación de una nación entera mediante la construcción del Muro de la Vergüenza que encarcela a Gaza o el exterminio lento y gradual de un pueblo con sus bombardeos sistemáticos en una de las zonas más densamente pobladas del mundo y sus bloqueos o el apartheid jurídico que existe en el propio Estado entre judíos y no judíos o su firme defensa de su posesión de un arsenal atómico incontrolado (ya que no ha firmado ningún tratado de no proliferación nuclear).

Obviamente la sociedad israelí es mucho más compleja: en 2008 un 64 % de su población estaba de acuerdo en negociar con Hamás por la cuestión del soldado secuestrado Gilad Shalit, sin ir más lejos. No es faltar a la verdad que el sentimiento más fuerte que mueve a la mayoría de la población israelí es el deseo de vivir en paz, pero esto no se convierte en ningún eximente cuando esta misma población, movida por el miedo y algunos por la venganza y el fanatismo, elige a unos representantes políticos que después procederán al genocidio del pueblo palestino. Hechos, no palabras. Y los hechos son tozudos.

Un año después, tras los combates interpalestinos [guerra civil entre Hamás, vencedor de las elecciones de 2006 por un 65% de los votos y Al Fatah, aliada y armada por Washington], Tel Aviv declaró Gaza entidad enemiga, permitiendo la entrada de apenas 19 productos básicos de los 3.500 que entraban antes.
Desde entonces, la primera crisis humana creada expresamente por Occidente ha empobrecido a la población hasta límites insospechados. Si en 2007, un millón de personas en Gaza (donde habitan 1,5 millones de palestinos) sobrevivía gracias a las ayudas de la ONU, hoy se calcula que 1,2 millones comen gracias a Naciones Unidas, que ha dejado de recibir alimentos básicos por el cierre israelí. Hoy en día, los habitantes de Gaza tienen serias dificultades para encontrar pan.

Mónica G. Prieto, Desmontando los tópicos sobre Gaza

Abundan las pruebas de las acciones criminales de este Estado canalla y muchas de ellas pueden ser fácilmente consideradas constituyentes de crímenes de lesa humanidad y de guerra (como considera el informe de la ONU de 2009), aunque aún pueda existir debate académico sobre si es genocidio o no. Ahora bien,¿por qué se tolera a Israel la violación sistemática del derecho internacional y el exterminio del pueblo palestino? Por qué es Israel el aliado incondicional de Occidente en la región del Medio Oriente? ¿Es que tienen tanto poder los lobbies judíos en Washington? No puede ser sólo eso.

La región del Golfo más la cuenca del Caspio y Asia Central concentran el grueso de las reservas energéticas mundiales. Quien controla eso, controla el mundo.

Rafael Poch de Feliu, Uzbekistán, al calor del conflicto afgano

Exacto, sí que es eso: si Estados Unidos es el gendarme del mundo, Israel es el policía de la región del Golfo más Asia Central, convirtiéndose en el modo más efectivo de controlar los recursos energéticos que Occidente necesita, obligado por lo tanto a ejercer una posición de extrema dureza en el panorama internacional. Existen países aliados en la zona, como la fanática dictadura saudí o hasta hace poco el régimen de Saddam Hussein, pero es razonable pensar que lo son muy en parte por la amenaza israelí. Una amenaza que si dejara de existir, liberaría estos países de sus compromisos en materia energética sobre Occidente, situándonos en un momento histórico parecido al de la crisis del petróleo de 1973, que empezó precisamente como reacción a la guerra del Yom Kippur entre Siria, Egipto e Israel. Este último país, de este modo, es el principal agente internacional del neocolonialismo y la subyugación palestina una condición sine qua non para su existencia. Existen soluciones políticas para la convivencia pacífica (doble Estado, …) pero en realidad estamos hablando una cuestión sobre el control mundial de los recursos energéticos.

Igualmente, en esta línea el movimiento político ultra neoconservador de Estados Unidos coincidió en la necesidad de controlar esta región hasta con métodos que violaban el derecho internacional (invasiones de Iraq y Afganistán). En la actualidad, mientras que Iraq parece que consigue salir del pozo con la buena gestión del primer ministro chií Al-Maliki, Afganistán se hunde una vez más en el el caos y la miseria ya que la flagrante incompetencia y corrupción de Ahmed Karzai ha generado una gran desafección popular al nuevo régimen, mientras los talibanes vuelven con fuerza. En todo caso, la instauración de régimenes pro-occidentales ha seguido las directrices de un neocolonialismo que no valora de ningún modo la soberanía nacional, aunque siempre es motivo de alegría la fundación de nuevas democracias. En todo caso, podría ser que estas invasiones tuvieran precisamente la intención de aliviar a Israel de la carga de su papel de poli malo.

Sólo en este contexto se tiene que entender la enorme presión que se ejerce desde Occidente sobre Irán y sus pretensiones, muy legítimas a nivel nacional, de enriquecer uranio para uso civil, aunque sea siempre muy por debajo de los altos niveles que permite usarlo a nivel militar. Se trata de evitar que Irán se convierta en la principal potencia de la región, desviando la balanza notablemente hacia el lado antioccidental.

Igualmente, es muy importante tener en cuenta el último desencuentro entre Israel y la administración Obama por lo que respecta a la construcción de nuevos asentamientos ilegales, ya que la gran impopularidad internacional de Israel ha granjeado lógicamente una gran enemistad hacia Occidente en el mundo árabe. Los actos criminales de este Estado son la principal justificación ideológica del terrorismo islamista, uno de los principales temas de la agenda política estadounidense, y esto podría terminar convirtiendo así a Israel en un aliado demasiado incómodo para Occidente.

Aunque parezca una evidencia, hay que recalcar, finalmente, que cuando se habla de Occidente nos estamos refiriendo precisamente a nosotros mismos, a nuestras sociedades democráticas del bienestar. Los precios que pagamos por los bienes de consumo dependen lógicamente de nuestra accesibilidad a materias energéticas, como también dependen de mantener en la pobreza a la enorme bolsa de población que se usa como mano de obra en los países del Tercer Mundo. Para ser consecuente y evitar la hipocresía cuando se critica a Israel, se tiene que trabajar al mismo tiempo, en nuestra propia casa, en la construcción de una sociedad más justa, también a nivel internacional, que pueda prescindir del neocolonialismo como medio de subsistencia, organizada por tanto de un modo más local y en red.

6 comentarios

  1. “No es faltar a la verdad que el sentimiento más fuerte que mueve a la mayoría de la población israelí es el deseo de vivir en paz, pero esto no se convierte en ningún eximente cuando esta misma población, movida por el miedo y algunos por la venganza y el fanatismo, elige a unos representantes políticos que después procederán al genocidio del pueblo palestino. Hechos, no palabras. Y los hechos son tozudos.”

    Fantàstic, llàstima que aquesta frase conclusiva em causa una mica de grima….

    Trobo interessant l’anàl·lisi sobre el govern de la por, encara que no acabo de veure el mateix futurible en cas d’una pacificació i no estic d’acord amb lo de celebrar les neodemocràcies, no quan qui és considera legítim per impulsar-les no reconeix la jurisdicció penal internacional.a possibilitat d’influència SI és important
    I en això com europeus em de reconèixer que juguem a la puta i la Ramoneta, perquè la nostra capacitat d’influència si és important si estem preparats per assumir les conseqüències d’utilitzar la legal·litat i el softlaw,tot i que escollim com a representants a gent disposada a ignorar-ho (una mica com els israelians….) el si però no….

    una abraçada!
    Uri


  2. Gràcies pel comentari,

    1) per què grima? he escrit una catalanada potser?
    2) una pacificació del conflicte palestí porta necessàriament a un reequilibri de forces a la zona… és difícil al mateix temps fer-te el poli dolent i negociar amb els que ideologicament titlles de terroristes…
    3) òbviament no estic gens d’acord amb que el fi justifica els mitjans en el cas de les neodemocràcies… però estaré molt content si arriba el moment en què tant a Iraq com a Afganistan hi ha democràcies estabilitzades i emancipades del tutelatge americà, clar

    Una abraçada,

    O


  3. Home Oriol, no crec crec que sigui adequat parlar de genocidi en un cas com el palestina-israel. Repressió, massacre puntual i persecució sistemàtica és evident que hi són, però per mi la parauleta és més qualitativa i relacionada amb la voluntat d’eliminació física de l’adversari (llegeixi’s jueus, armenis o tutsis)

    pel que fa al tema d’israel en si… personalment em cansa. Tan de bo Obama ho posés al principi de la seva agenda i que l’enfrontament que ha tingut pel tema dels assentaments vagi més enllà, perquè ja seria hora que comencessim a parlar de totes les altres zones del món que pateixen en silenci


  4. […] argumentaba aquí, la economía europea depende en gran medida de la existencia de Israel y del desempeño del […]


  5. […] Occidente necesita a Israel e Israel, el genocidio palestino labisme.wordpress.com/2010/04/16/occidente-necesita-a-israel…  por Carboxi hace 2 segundos […]


  6. […] cuando se refiere a su capacidad de control de los gobiernos de la región. El petróleo, vital para Occidente, va subiendo de precio. El fantasma del islamismo radical, siempre agitado por los dictadores […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: