h1

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma: reinventar lo sagrado

25 febrero 2010

Falta describir en qué consistiría esa hipotética actitud de cooperación lúcida, la estrategia que pretenderíamos expandir a toda la sociedad.

De algún modo y como comentábamos antes sobre la caída del muro de Berlín, la izquierda en sus múltiples formas ha ido, históricamente, desmantelando las estructuras culturales propias de Occidente por entenderlas una imposición: la religión, la monarquía, el matrimonio, el trabajo y muchos otros cánones vitales sobre los cuales se fundamentaba la vida social. En ese ejercicio ha habido, obviamente, una oportunidad de cambiar y mejorar esas mismas instituciones y de aquí lo saludable del ejercicio. Ahora bien, esto ha significado precisamente la legitimación en todos sus niveles de un discurso que pregona, paradójicamente, lo ilegítimo que es todo, un discurso que se puede ver en la heterodoxia de los sesenta, por ejemplo. Quizás las instituciones sobreviven, pero ahora con una legitimidad extremadamente débil, induciéndolas simplemente a ser derrocadas por el paso del tiempo. Ahora la moda es lo transgresor, en una contradicción perversa que vacía totalmente a la palabrita de significado y, de ese modo, destruye cualquier dirección posible de nuestros esfuerzos. Hacia dónde transgredir, por tanto?

bailar sobre el abismo

En su gran plasticidad, las estructuras culturales de Occidente han ido fagocitando todas las rebeliones y ahora parecen haber llegado a un máximo de complejidad, como señala Tainter, el antropólogo. Nos parecemos a los habitantes de la Isla de Pascua, obsesionados con algo muy legítimo según el contexto social del momento pero absurdo visto desde fuera, como eran la belleza de los moai o la especulación financiera o el sector servicios como bares o discotecas. No sólo absurdo, sino suicida. Por su gran plasticidad y en el actual contexto globalizado, la sociedad se basa en innumerables interrelaciones ahora vueltas demasiado rígidas pero que tendrán tarde o temprano que solventar nuevas problemáticas a las que no pueden enfrentarse. La sincronización que necesita una revolución transversal de todas nuestras costumbres parece una quimera. Pero, ¡amigos!, lo quimérico es mantener el actual estado de las cosas.

De Nietzsche, ahora tan de moda, sólo queda lo transgresor de su discurso. Pero él argumenta bien que la última transformación del espíritu, el león, tiene que ser lo suficientemente valiente para no sólo romper las viejas tablas de la ley, sino aportar unas de nuevas. Antiguos sesenteros me hablan de mantener una ideología de resistencia a los autoritarismos actuales. No. Otra vez toca pasar al ataque y dejar el No sistemático para gritar Sí.

El aumento de la complejidad social nos ha encarcelado en una burbuja que nos aparta totalmente de la realidad, una espiral de defecación que nos lleva al agujero. Ahora toca otra vez casarse con la realidad, entrelazar nuestros dedos y actuar en consecuencia. Otra vez sin el vestido del emperador, estamos desnudos delante el abismo. Ésta es la lucidez y la valentía del hombre post-posmoderno. Quiere salir de la burbuja, otra vez tener la cara llena de arena mojada, tirado sobre la playa. A partir de aquí, construir otras interrelaciones sociales distintas y así fundar nuevas y esenciales instituciones culturales, a lo que había renunciado la izquierda por ingenuidad o vagancia. Una vez conseguida una democracia liberal con mínimas garantías, ya no toca sentarse al sofá delante la tele, sino pasar al siguiente nivel, Nike style.

individuos cooperando lúcidamente

Todos sabemos que no existe la realidad material fuera de nuestra mente, sino que todo no es más que una construcción nuestra para interpretar algo que es, de hecho, esencialmente infinito y eterno. La posmodernidad ha supuesto romper los lazos que unían estas interpretaciones mundanas, colocando construcción en una burbuja, empobreciéndola, y la realidad sin público, agotándola, unos lazos que lúcidamente dispuestos conllevan a la transformación del espíritu al siguiente nivel. Nuevas formas culturales, por tanto, barnizadas ahora de la legitimidad social, de lo sagrado, que la posmodernidad había destruido. Toca, pues, reinventar lo sagrado, como afirma Stuart Kauffman, iluminado creador de un paradigma biológico (las redes booleanas regulatorias) que nos puede hacer ver también la sociedad como una de estas entidades -algo esencialmente orgánico en interconectado.

La lucidez implica un cambio extensivo en el espíritu del individuo y así también de su entorno y así también de su sociedad. Ésta es la concepción de libertad socialista, una que integra en su visión a los camaradas, y no una de capitalista que sólo ve conflicto potencial en la frontera entre dos invididuos. Para pasar de otra a una, para empezar a hacer vibrar la red social a otro nivel, sólo una frase: Si no lo hago yo, no lo hace nadie; que equivale, en el fondo, a Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. Se trata de una larguísima hilera de dominó el cual cada uno de nosotros es la primera pieza.

2 comentarios

  1. […] … més a Apunts sobre l’abisme […]


  2. “En su gran plasticidad […] Occidente ha ido fagocitando todas las rebeliones”

    O de cómo intentar sublevarse, o símplemente proponer algo diferente, o qué más da, a partir de esos caminos que supongan una nueva pasarela a la reconciliación de principios comunes y que enlacen con interrogantes integrales para resolver las nuevas problemáticas que se nos planetean (y que se nos vienen planteando desde hace mucho tiempo)

    O de por qué me marché de Córdoba, que aunque parece que aquí suenen de forma general las notas de la política, tiene demasiado que ver con el tema en cuestión.

    Recuerdos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: