h1

Oskar Lafontaine se retira y deja la izquierda más huérfana

29 enero 2010

En sus años mozos

Oskar Lafontaine, ex hombre fuerte del SPD, ex ministro de Finanzas del gobierno Schröder, fundador de Die Linke con el SED post-soviético, uno de los personajes más importantes de la izquierda europea de los últimos años, oséase, con un verdadero discurso de izquierda no secuestrado por el marketing siempre más poderoso de la derecha, se retira para tratarse de un cáncer de próstata.

Su tesis es que la rehabilitación del militarismo y los recortes neoliberales en el generoso y envidiable estado social alemán, han hundido al SPD. “La guerra no es un medio de hacer política, el derecho internacional debe ser la base de la política exterior”, dice. Otra de sus constantes es la afirmación de que la economía neoliberal devalúa la democracia. “Sin nivelación económica no hay democracia, porque un reparto injusto de la riqueza determina estructuras de poder antidemocráticas”, dijo en su último discurso. “Los medios de comunicación califican como “realistas y pragmáticos” a quienes defienden ese orden, y de “soñadores, populistas y charlatanes” a quienes lo ponen en cuestión”, dice Lafontaine. Pueda que nadie sea imprescindible, pero en boca de políticos menos curtidos y más bisoños como los que le rodean, estos mensajes seguramente no serán lo mismo.

Rafael Poch en su crónica de La Vanguardia

Una visión más subjetiva del personaje en Papelito o factura, blog de Josep Campabadal.

Mientras tanto, la otra izquierda europea se dedica a asumir dócilmente las tesis neoconservadoras, si es que aún existe: vapuleada en Francia por el huracán Sarkozy con participación de Sególene Clinton, asesinada en plan et tu, Brute? por Blair en Gran Bretaña (vean su número de circo bushiano en la comisión de investigación sobre la guerra de Irak) y de la manera más mediática por Berlusconi en Italia (el tío suelta la perla demagógica y populista en un consejo de ministros de meno immigrati, meno criminalità presentando su plan… antimafia y la Repubblica, periódico teóricamente independiente y antiberlusca, asume su idiotez plácidamente; aquí una muy buena crónica de la realidad del problema). Efectivamente, un ciclo histórico ha sido finalizado y esto se hace patente en la falta de orientación y discurso político de la izquierda, que si existe es esencialmente conservador de un Estado de Bienestar y unas garantías democráticas por las que ahora nadie parece interesado en defender (aunque sean hitos históricos del proceso social por el que lucharon nuestros antepasados).

Hay gente que lo quiere mucho

Como ya muchos se han referido antes, en las dos últimas décadas se ha hecho omnipresente un pensamiento único que se refiere a la necesidad de desmantelar el Estado de Bienestar (como en el paraíso social de Estados Unidos, vaya), abolir las garantías democráticas (vía terrorista Guantánamo style o vía immigrantes directiva de la vergüenza style) e instituir un estado de vigilancia continuo, sin cambiar una estructura económica desfasada, extremadamente injusta y totalmente insostenible que nos conduce a la extinción de la especie. Lo más curioso es el consenso social que hay sobre un discurso totalmente falacioso y de carácter dictatorial y su aceptación pasiva por gente que sociológicamente tiene valores de izquierdas pero totalmente apolítica en sus actividades. De hecho, esto último es la gran victoria del sistema, haber integrado a todos los Winston Smith de la sociedad en una masa homogénea que adormece sus inquietudes, mediante alcohol, fiesta o Barça o todo a la vez.  Un sistema y un discurso que no obedecen a un plan guiado desde arriba; obviamente existen grandes asimetrías en la distribución del poder, pero esto no significa que exista un ellos que lo controla todo desde el club Bilderberg – las problemáticas actuales (porque la mera existencia de un discurso fascistoide y preponderante de este calibre ya es un problema) son fruto de las dinámicas históricas de las sociedades, habitualmente espontáneas y a veces teledirigidas. Pensar que hay un plan dirigido no es más que pensamiento parareligioso, la necesidad de creer que alguien está guiando el barco, porque la certeza de que no hay rumbo asusta más que un mal capitán.

En todo caso, lo que hace falta es corregir el rumbo que actualmente está llevando esta nuestra sociedad y redirigirla hacia un futuro más humano. Es un dilema esencial y tomar una decisión al respecto es algo que concierne a cada uno de nosotros. Cada uno debe decidir entre un futuro distópico y un futuro más humano y actuar al respecto, como hizo Lafontaine; en este caso y como dijo Sartre, elegir no elegir es un acto de mala fe.

4 comentarios

  1. Tampoco habrá que elegir con la miopía por delante como hacía el propio Sartre (bromas aparte, el señor bizco apostó siempre al caballo perdedor, que no siempre es el más digno).
    Lafontaine pertenecía a un partido que tenía ciertos enquistes y le convertían en un ideólogo perspicaz con pies de barro.

    De todas formas, lamento profundamente su retirada. Siempre mueren los más guapos.


    • Exacto, a Lafontaine le faltaba un discurso teórico que no fuera conservador a la manera de conservar lo que la izquierda consiguió en el siglo XX (de la cual era el mismo heredero). Esto era lo que permitía a sus adversarios criticarlo por populista.


  2. Hola,

    Si conoces textos o artículos de Lafontaine en cristiano, me sacas de pobre. Es para un mal fin, ji. He encontrado un discurso que soltó en Francia ( http://pce.es/pcei_pl.php?id=2718 ).

    Saludos,


  3. Potser t’interessa.
    https://www.gencat.cat/eadop/imagenes/5557/10012173.pdf



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: